Inmigrantes

Shutterstock

Se arriesgan por una mejor vida

Sobre 300 personas han intentado llegar a las costas de Puerto Rico este año

24 de junio de 2016 10:33 am

Por: Lester Jiménez / Para ÍNDICE | [email protected]

A pesar de que la cantidad de personas indocumentadas que intentan entrar a Puerto Rico a través del Canal de la Mona ha mermado en los últimos años, las autoridades fronterizas no dejan de mostrar preocupación por el riesgo al que se exponen los que todavía intentan completar la travesía.

Según el Negociado de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en Iinglés), sobre 300 personas han intentado llegar a las costas de Puerto Rico este año, la mayoría de ellas cubanos.

El número es mucho menor a los intervenidos hace 10 años, cuando 1,430 indocumentados fueron interceptados por las autoridades.

Sin embargo, el tráfico de humanos a través de las 80 millas náuticas que separan la República Dominicana y Puerto Rico aún se mantiene activo, lo que pone en riesgo la vida de cientos de personas que intentan alcanzar suelo estadounidense en busca de una mejor calidad de vida. 

“Nuestra agencia está muy preocupada con respecto a lo que es desembarco de indocumentados, específicamente en la Isla de Mona. Se ha convertido en modus operandi de inescrupulosos que contrabandean con personas que intentan entrar a Estados Unidos”, dijo Jeffrey Quiñones Portavoz del CBP en Aguadilla.

A principios de mes, el CBP intervino con dos grupos de indocumentados cerca de la Isla de Mona. En el primer grupo rescataron a 15 personas, incluyendo a una niña de dos años.

Varios días después se toparon con otro grupo de 11 migrantes cubanos, nueve hombres y dos mujeres.

Sin embargo, las autoridades recuperaron un cadáver que se cree era parte del primer grupo de indocumentados.

Según Quiñones, los contrabandistas de personas engañan a los viajeros al dejarlos en la Isla de Mona, donde se exponen a morir por deshidratación o ahogados en las costas.

“Muchas veces, por dejarlos rápido, los fuerzan a tirarse al agua. Claro, nosotros tenemos una responsabilidad de protección fronteriza, pero también tenemos la responsabilidad de proteger las vidas de personas”, sostuvo.

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, por sus siglas en inglés) en su informe de 2011 sobre el tráfico de inmigrantes a través del mar, alertó que el tráfico ilícito de migrantes por mar produce el mayor número de muertes en todo el mundo.

El informe aduce que entre las causas de muerte se han documentado la falta de alimento, la deshidratación, así como el ahogamiento y palizas o asesinatos por los contrabandistas, quienes han tirado gente por la borda. También se han reportado suicidios, entre otros.

A LA CAZA DE LOS RESPONSABLES

Quiñones indicó que su agencia busca arrestar a las personas que operan la red de contrabando de personas. Sin embargo, encuentran resistencia de las propias personas que han sido timadas por miedo a represalias.

“Nuestro objetivo es poder intervenir y arrestar a la gente que los transporta. Esa es la gente que les cobra una enorme cantidad de dinero y no les importa las consecuencias ni la seguridad de las personas que viajan. Para eso necesitamos que las víctimas testifiquen, pero en muchos casos, se sienten intimidados. Es un poco difícil llegar a ellos”, destacó.

Para ello, distintas agencias han unido esfuerzos para mantener el control y velar las zonas costeras de la Isla a través del Grupo Inter-agencial de la Frontera Caribeña (CBIG, por sus siglas en inglés).

Presiona aquí para visitar nuestra portada. 

Cargando...

Continuar

Publicidad

x