Froilán Ávila, estudiante de horticultura, creó el cultivo con el objetivo de pagar sus estudios universitarios.

Froilán Ávila, estudiante de horticultura, creó el cultivo con el objetivo de pagar sus estudios universitarios. / PARA ÍNDICE SUROESTE / ALVIN J. BÁEZ

Brotan los girasoles en Guánica

Froilán Ávila ha desarrollado uno de los plantíos más vistosos de Guánica: Finca Girasoles

28 de agosto de 2014 05:00 am

Por: Belinda Burgos González | [email protected]

GUÁNICAVisitar la Finca Girasoles en Guánica es hacer realidad ese cuadro de Van Gogh donde la mirada bien se pierde en un mar de la imponente flor de pétalos amarillos.

Son diez vistosas cuerdas de terreno rentadas a la Autoridad de Tierras y cultivadas por las manos del joven Froilán Ávila y su papá, quien desde enero se embarcaron en la producción de esta planta con el objetivo de pagar sus estudios universitarios.

“Ha sido una escuela intensiva de ciencias agrícolas”, reconoce Ávila, estudiante de horticultura de la Universidad de Puerto Rico, recinto de Utuado. Ávila, quien comenzará el próximo año estudios en Ciencias Agrícola en el Recinto Universitario de Mayagüez, inició el proyecto en una finca de un amigo en Juana Díaz. Su maestro ha sido su papá, agrónomo de profesión y quien ha labrado la tierra por los pasados 30 años.

“(La finca) comenzó entre nosotros dos, algo bien pequeño, como algo nominal. Pero según ha ido evolucionando ha aumentado la siembra”, dijo Ávila, padre.

Ahora son 200 flores las que extraen a diario para la venta al detal en distintos puntos estratégicos de venta en el municipio. Para lograrlo, Ávila cuenta que el esfuerzo es “de sol a sol”.

La jornada empieza con el primer sol de la mañana, pues según el experto, es el momento idóneo para hacer el corte de la flor, que es cuando menos agua ha perdido. Una vez cortadas, se preparan para la venta en grupos de tres girasoles de las cinco variedades que allí florecen: el rubio (que es amarillo en su totalidad), el blanco, el rojo, el matizado y el tradicional.

Ávila asegura que el éxito del cultivo radica en varios aspectos como la técnica de siembra, planificación y dedicación. “Es un esfuerzo diario. Se debe estar siempre en la actitud de sacarle provecho al día en la fin ca”, sostuvo.

La motivación es mantener una producción diaria y para ello mantienen un control de luz, riego y de los enemigos que atentan contra las flores. Según explicó Ávila, hijo, “les da de todo, insectos, gusanos, hongo, muchas cosas. Lo más importante es mantener un control de la maleza”, agregó.

“Mi meta es seguir estudiando y aprender a vivir de la tierra. Trato de acomodar la matrícula tres días en semana para atender la finca. Hay que dedicarle mucho tiempo. Pero con los estudios y mi trabajo he visto que hay esperanza en la agricultura. Este proyecto costeará mis estudios. He visto lo importante que es prepararse. El negocio ha sido exitoso para lo que se quiere con él”, indicó.

Ahora, según adelantó Ávila, se preparan para añadir otros cultivos de vegetales en la finca como cilantro, melones, calabazas y árboles frutales como parcha y limón. También incorporarán otros cultivos de flores como la zinnia y las azucenas.

Para visitas a la Finca Girasoles puede comunicarse con Froilán Ávila al (939) 402-7967.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x