pareja

Dos años después Rachel descubrió la verdad por casualidad. / Shutterstock

Su novio fingió su muerte para no pagarle un préstamo, y dos años después se lo encontró

Le había pedido $1,000 a ella y a varios de sus amigos

29 de octubre de 2019 10:30 am

Por: INDICEPR

Rachel es una joven que tenía 18 años cuando empezó a salir con Alistair, de 21, quien trabajaba como cocinero en un restaurante.

“Era un chico muy atento y educado. No parecía nada raro”, contó al sitio ABC News de Australia, antes de detallar su peculiar caso.

Y es que, en ese entonces, Rachel le prestó $1,000 a su pareja, con quien apenas duró tres meses de relación, y es que después de ese tiempo ella se había enterado de su supuesta muerte, hasta que dos años después se lo encontró.

Todo comenzó cuando una noche Alistair se presentó en casa de Rachel con una mano fracturada, argumentando que se lesionó durante una pelea en la que él no tuvo la culpa.

Ante esta situación, y debido a que no podía trabajar en la cocina, su aún novia decidió prestarle $1,000 para ayudarlo con sus gastos durante un mes.

Unos días más tarde, según revela ABC, la relación se terminó y él le pagó $300 de los $1,000 que le había prestado, asegurándole que pronto le daría lo demás.

Por un tiempo Alistair seguía respondiéndole los mensajes que ella le enviaba, hasta que un dia, sin explicación alguna, abandonó todo tipo de contacto.

La situación se volvió más extraña cuando Rachel consultó con los amigos de su exnovio, quienes le informaron que también les había pedido dinero prestado a ellos antes de irse. A eso se sumó el hecho de que todos los muebles de su casa habían desaparecido.

Hasta que un día la joven recibió un mensaje de su ahora exsuegra, que le contó una trágica noticia, al igual que al resto de las personas que le prestaron dinero a su hijo: Alistair había sido asesinado por una banda a la que le debía dinero.

Tras enterarse de lo sucedido, Rachel decidió en ese momento olvidarse de la deuda y tratar de seguir su vida, pero dos años después ella descubrió la verdad por casualidad, agregó ABC News.

Durante una visita a un restaurante en el que trabajaba el hermano de su ex, ella le preguntó a una trabajadora si podía llamarlo. Ella contestó que él no estaba, pero su hermano sí. Rachel quedó en shock y pidió hablar con él, no obstante, el gerente del lugar se hizo cargo de la situación y lo impidió, indicó el portal.

La joven denunció toda la situación ante las autoridades, pero los oficiales le dijeron que, si no tenían algún comprobante legal de la deuda, no podrían hacer nada: “Básicamente me dijeron que era su palabra contra la mía. No había nada que hacer”, señaló al medio.

Entonces llamaron por teléfono al restaurante y pidieron hablar con Alistair, pero les respondieron que no había nadie con ese nombre trabajando allí. Minutos más tarde Rachel recibió otro mensaje de su exsuegra, quien le dijo que por su culpa su hijo acababa de ser despedido.

Desde ese momento Rachel no volvió a saber nada de su expareja ni de su dinero.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x