1

La actividad de las abuelas consiste en salir todos los días a buscar y fotografiar ejemplares, que se identifican con facilidad por unas marcas distintivas. / Ecological Society of America.

Conocidas como las "abuelas fantásticas", ayudan a rastrear serpientes marinas venenosas

Estas buceadoras voluntarias demuestran su "increíble energía" en un "proyecto de ciencia ciudadana"

27 de octubre de 2019 02:45 am

Por: INDICEPR

La vida submarina es parte de siete abuelas buceadoras de entre 60 y 70 años que ayudan de manera voluntaria a investigadores de las profundidades del mar. 

Estas mujeres que viven en Numea (Nueva Caledonia, Francia) son parte de un proyecto de investigación, que lleva más de 15 años, cuyo objetivo es documentar las poblaciones de serpientes marinas que viven en las aguas que rodean esa ciudad. 

Claire Goiran, de la Universidad de Nueva Caledonia, y Rick Shine, de la Universidad Macquarie (Australia), centraron su investigación en la inofensiva serpiente marina con cabeza de tortuga ('Emydocephalus annulatus'), pero durante los primeros ocho años también vislumbraron en seis ocasiones a la serpiente marina venenosa "Hydrophis major".

Los científicos decidieron observar más de cerca a la segunda especie a partir de 2013 para comprender mejor la importancia de la "Hydrophis major" en el comportamiento de esa bahía y desde julio de 2017 cuentan con la colaboración de esas mujeres.

La actividad de las abuelas consiste en salir todos los días a buscar y fotografiar ejemplares, que se identifican con facilidad por unas marcas distintivas. 

Esos especialistas subestimaron "masivamente la abundancia de serpientes de mar más grandes" en la zona, con lo cual la colaboración de estas abuelas ha sido muy importante para su investigación, según explican en un artículo publicado en la revista Echosphere. 

Así, encontraron "una gran cantidad de serpientes marinas letalmente tóxicas en una pequeña bahía que está ocupada todos los días por hordas de residentes locales y pasajeros de cruceros", pero el hecho de que no se hayan registrado picaduras de "Hydrophis major" da testimonio de su "disposición benévola" detalla Shine.

Ahora, Goiran dice estar muy agradecido a las autodenominadas "abuelas fantásticas" que participan en este "proyecto de ciencia ciudadana" por su "increíble energía" y su "íntima familiaridad", que han transformado la comprensión de la abundancia y la ecología de las serpientes marinas en este sistema que tenían ambos expertos.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x