Eastman nunca formó una familia y sus dos hermanas menores y su madre murieron  mientras él estaba en la cárcel. (Shutterstock)

David Eastman nunca formó una familia y sus dos hermanas menores y su madre murieron mientras él estaba en la cárcel. / Shutterstock

Estuvo encarcelado injustamente casi 20 años y recibirá $5 millones de indemnización

El australiano David Eastman fue enviado a prisión por el asesinato de un oficial de policía de alto rango

14 de octubre de 2019 12:39 pm

Por: INDICE PR

Los días tras las rejas llegaron a su fin para el ciudadano australiano David Eastman.

Este hombre fue encarcelado injustamente durante casi 20 años por el asesinato de un oficial de policía de alto rango. Ahora, este sujeto recibirá una indemnización de 7 millones de dólares australianos (unos $5 millones) después de que ganara un juicio que lo tuvo mucho tiempo batallando a él y a sus abogados contra la Justicia de su país.

Según publica este lunes el medio local 7News, David Eastman estuvo preso desde 1989 -año en que ocurrió el crimen-, aunque fue recién en 1995 cuando fue sentenciado a cadena perpetua por el asesinato de Colin Winchester, comisionado asistente de la Policía Federal de Australia.

Tras varias apelaciones, la condena fue finalmente anulada en 2014. La Justicia informó en aquel momento que se encontró con muchas dudas al evaluar la evidencia policial original. En un nuevo juicio celebrado recién el año pasado, el hombre fue declarado no culpable de la muerte de Winchester.

Según la agencia de noticia australiana AAP, a principios de este mes, Eastman, de 74 años, rechazó una compensación de más de $2.5 millones propuesta por el gobierno del Territorio de la Capital Australiana y pidió una cantidad de entre $9 y $12 millones.

Por su parte, el juez Michael Elkaim detalló que la compensación final que recibió Eastman se debe a las dificultades que vivió el hombre en prisión, incluido el abuso por parte de otros reclusos, así como a "la pérdida por el demandante de su vida laboral y su capacidad económica", "el insulto a su reputación" y "la ilicitud de su encarcelamiento".

En tanto, Sam Tierney, abogado de Eastman, aseguró al diario The Australian que su cliente planea "continuar con el resto de su vida" y "obviamente tiene algunas ideas en mente" sobre lo que podría hacer con el dinero.

También se supo que el exrecluso nunca formó una familia y que sus dos hermanas menores y su madre habían muerto mientras él estaba en la cárcel.

Winchester recibió dos disparos en la cabeza cuando estacionó su vehículo en su casa ubicada en la ciudad de Canberra. alrededor de las 9.15 p.m. del 10 de enero de 1989. A pesar de la liberación de Eastman, la justicia sigue sin resolver su asesinato.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x