www

Mónica y Claudia López, dos hermanas argentinas de 62 y 67 años, se perdieron en la selva. / Captura vídeo

El desopilante pedido de ayuda de dos hermanas perdidas en la selva

Mónica y Claudia López, de 62 y 67 años, grabaron un particular vídeo para enviar a sus familiares

29 de agosto de 2019 06:00 pm

Por: La Nación / GDA

Mónica y Claudia López, dos hermanas de 62 y 67 años oriundas de Capital Federal (Argentina), viajaron a la Provincia de Tucumán (norte) por turismo. El domingo decidieron alquilar un auto para visitar el monte de San Javier y terminaron perdidas: estuvieron 48 horas en la selva, durmieron dos noches en los árboles y sobrevivieron gracias al agua que cargaban para tomar mate (bebida común en argentina) y medio paquete de bizcochos de grasa (galletas).

Se perdieron el domingo a las dos de la tarde y fueron rescatadas recién el martes a las 8 p.m., en medio de la oscuridad de la selva. Ya a salvo junto a su hermana, todavía en el norte del país, Claudia cuenta la verdadera odisea que les tocó vivir.

"Vimos un cartel y decidimos bajar a ver la cascada para tomar unos mates, pero cuando quisimos volver no encontramos ninguna señal", relata a La Nación. Claudia. "Empezamos a buscar la manera de seguir el arroyo con las piedras, caminamos y caminamos desesperadas sin rumbo", recuerda.

"Encontramos un arroyo que bajaba y tampoco nos llevaba a ningún lado. Empezamos a gritar '¡socorro, socorro!', pero nadie nos contestaba", continúa.

Se hacía de noche y no había señal de teléfono. Sus celulares solo servían para iluminar en la oscuridad y, gracias a eso, vieron que se encontraban ante una quebrada y no podían seguir. "Nos quedamos ahí sabiendo que venía la noche, que no teníamos abrigo ni comida", cuenta Claudia, y recuerda: "Nos golpeábamos la piel, intentábamos calmarnos la una a la otra".

Ya de noche, cansadas, las hermanas decidieron pasar la noche allí y se taparon con lo que encontraron: unas "plantitas" del bosque. Al día siguiente se calentaron con la luz del sol y continuaron bajando la montaña, pero se volvieron a encontrar con un abismo. Se dieron cuenta que debían subir el monte pero la pendiente era muy alta y su edad les dificultaba el paso.

El relato, que parece una película de ficción, continua: "Encontramos un fuego que todavía estaba prendido y decidimos pasar la segunda noche ahí".

El tercer día, la desesperación comenzó: el panorama era desolador, ya no tenían agua ni comida y el frío era cada vez más intenso. Tenían esperanzas porque veían las luces en algún lugar cercano del monte, aunque no podían acercarse. Rendidas, intentaron armar un refugio con hojas y ramas para pasar la noche, pero fueron sorprendidas: estaban a punto de recostarse comenzar la tercera noche perdidas el panorama era desolador.

"Cuando escuchamos las voces nos largamos a llorar de la desesperación", reconoce.

El vídeo desde el bosque

El lunes por la mañana, perdidas y desorientadas, las hermanas grabaron un vídeo para enviar a sus familiares, pero no había señal. Entre bromas y miedo, relataron lo sucedido mientras pedían ayuda. "Son 8.20 de la mañana y nosotras estamos perdidas en este bosque desde ayer a las dos de la tarde", comienza el vídeo.

Lo que las hermanas no sabían es que todavía iban a permanecer perdidas 30 horas más. Parecía fácil, cuentan: había que seguir un sendero "de piedritas" al salir de la cascada para retomar el camino al auto, pero se confundieron y terminaron perdidas. "Acá estamos, esperando que alguien nos rescate", dicen en el vídeo, y cuentan que durmieron "colgadas de dos árboles".

"Estamos lastimadas por todos lados", explican, y repiten el pedido de ayuda: "Dios quiera que alguien mande este mensaje y nos vengan a rescatar".

Búsqueda desesperada

Damián, hijo de una de las mujeres, se preocupó el domingo al no recibir noticias de su madre por seis horas. Inmediatamente hizo la denuncia y viajó a Tucumán para buscar a su mamá y a su tía. Al mismo tiempo, llamó a la empresa de alquiler de autos Hertz, donde habían alquilado el auto, y les pidió ayuda a los empleados.

La Policía local comenzó así un intenso operativo de búsqueda que involucró a los Bomberos Voluntarios de la localidad de Yerba Buena, personal del Servicio de Guardaparques de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT). Los familiares, además, difundieron las imágenes del auto y de las mujeres en redes sociales.

Gracias a la señal del celular, los rescatistas lograron localizar la última ubicación de las mujeres y encontraron el auto, aunque sin las desaparecidas. Fue uno de los empleados de Hertz, Federico Gómez, quien logró hallarlas en la zona de La Cascada del Río Noque, a pocas millas de la entrada del sendero, desorientadas y en medio de la espesa vegetación.

Desde el domingo, cuando recibió el llamado de Damián, colaboró con la búsqueda. "Encontramos el auto primero en la entrada de un sendero, pero sin las mujeres", cuenta Federico. Sin dudarlo, continuó la búsqueda junto a un compañero aun cuando los rescatistas frenaban por la noche. Entraron al bosque y encontraron a las hermanas perdidas. "Después de cinco horas, escuchar los gritos de auxilio de las señoras fue desgarrador", relata.

"A Federico y a los lugareños les agradecemos todo, porque no desistieron en buscarnos", concluye Claudia. "Federico se merece todo. Él las rescató", remarca Damián.

Después de 48 horas y dos noches en el bosque, las mujeres fueron rescatadas y se reencontraron con sus familiares. Llegaron a sufrir un leve cuadro de deshidratación, pero ambas ya se encuentran sanas y fuera de peligro.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x