ines

Inés Madrigal, durante una conferencia de prensa. / EFE

La primera bebé robada en España halla a su familia 32 años después

Inés Madrigal es la primera víctima de bebés robados reconocida por los tribunales españoles

15 de julio de 2019 05:54 pm

Por: EFE

La primera víctima de bebés robados reconocida por los tribunales españoles, Inés Madrigal, encontró a su familia biológica después de 32 años, gracias a un banco de ADN estadounidense, pero su caso puede dar un vuelco al informar a la fiscalía de que, según sus parientes, fue dada en adopción de manera voluntaria, informó este jueves a la prensa.

Inés Madrigal, nacida en 1969, denunció ante los tribunales que había sido robada al nacer y entregada en adopción a otra familia, y después de un largo proceso judicial, en octubre de 2018 la Justicia responsabilizó "de forma incontestable" al ginecólogo Eduardo Vela por el robo, aunque fue absuelto al considerar que había prescrito el delito, sentencia que la víctima recurrió ante el Tribunal Supremo.

Su caso, que comenzó con una denuncia en 2012, tuvo una gran repercusión en la sociedad española, y se convirtió en la primera sentencia que probaba judicialmente uno de los casos de niños arrebatados con engaños a sus padres al nacer para darlos a otras familias, en muchos ocasiones previo pago, que ocurrieron en España sobre todo entre 1950 y 1990.

Pero con la noticia hecha pública por Madrigal y confirmada después por la Fiscalía, el horizonte que se abre es desconocido para la investigación, cuando el Tribunal Supremo tenga que resolver el recurso contra el médico.

La mujer, en rueda de prensa, calificó como "un triunfo" el haber encontrado a su "familia de verdad" recientemente ya que "hace unos días terminó la confirmación genética", si bien es una noticia agridulce porque su madre biológica murió en 2013 a los 73 años.

"Por primera vez tengo el puzzle de mi vida completa", concluyó, y afirmó que el hallazgo se hizo a través de una empresa de EE.UU. especializada en análisis de ADN.

Emocionada, Madrigal explicó que sus cuatro hermanos biológicos -la Fiscalía habla de tres y una tía carnal según el propio relato de Madrigal- también la estaban buscando y sabían de su existencia tras verla por televisión y apreciar el parecido físico con su madre.

Uno de ellos se había hecho un perfil de ADN y lo había llevado a un banco de datos en España, pero no detectaron el parentesco.

Pero por otro lado, unos periodistas de Estados Unidos se pusieron en contacto con Madrigal y le informaron de la existencia de una empresa de su país que hacía esas pruebas.

Ella envió sus muestras y resultó que tenía un "pariente cercano", un primo residente en Alemania, que se había hecho las pruebas con la empresa americana por "pura curiosidad", y ese fue el hilo que condujo hasta su hermano biológico que tenía su ADN en España.

Madrigal no quiso dar muchos detalles de su "nueva familia", para respetar su privacidad, pero sí dijo que su madre se quedó embarazada sin estar casada, pero no pudo quedarse con ella porque "era mandato de género dar a los niños en adopción" en esas circunstancias y después se casó y tuvo cuatro hijos.

Según contó a la prensa, sus hermanos tenían pocos detalles de ella, pero sí el doctor Vela, de quien no entiende "cómo ha podido callar la verdad, incluso cuando se ha tenido que sentar en el banquillo".

De hecho, poco después de esta comparecencia ante los periodistas, la Fiscalía de Madrid comunicó que ha verificado que Madrigal, quien les trasladó esta nueva información, no fue robada sino que fue una "bebé adoptada" una vez que su familia biológica manifestó que fue entregada "voluntariamente".

Tras este hallazgo, el ministerio público ordenó el pasado mayo muestras genéticas a los cuatro nuevos familiares, que determinaron la compatibilidad entre todos ellos, y tras interrogarlos como testigos, todos reconocieron la entrega en adopción del bebé sin saber el sexo.

Con esta información, el Ministerio Público considera que "debiera quedar excluido como hecho probado el robo de un bebé y con ello el delito de detención ilegal", por el que se consideró responsable al doctor Vela.

Madrigal es consciente de la complejidad jurídica que ha tomado el caso, pero considera que el fondo del asunto es conocer la decisión del Tribunal Supremo sobre si los delitos en los casos de bebés robados están prescritos, decisión que tiene en vilo a muchas familias en España, que verían la posibilidad de reabrir sus causas en los juzgados después de que fueran desestimadas con el argumento de la prescripción.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x