Gato

Félix se está recuperando exitosamente. / Shutterstock

Un gato sobrevive 35 minutos dentro de una lavadora en funcionamiento

El animal llamado Félix quedó envuelto en una toalla

27 de junio de 2019 03:13 pm

Por: INDICEPR

El pasado 23 de junio, Stefani Carroll-Kirchoff fue testigo de un verdadero milagro, su gato llamado Félix, sobrevivió a un ciclo de lavado completo, el cual tuvo una duración de 35 minutos.

El hecho sucedió en Minnesota, Estados Unidos. El gato de un año se metió a la lavadora sin que su dueña se diera cuenta. Carroll había configurado la máquina para lavado rápido, con agua tibia y un enjuague frío para ahorrar un poco de tiempo y usar menos agua con 10 prendas de ropa en el interior.

Stefani al abrir la máquina de lavar vio una pata blanca y al remover la ropa se percató que se trataba de su pequeño felino, a quien lo encontró envuelto en una toalla con sus pulmones llenos de agua.

La dueña del gato inmediatamente llamó a su padre, Heinz Latzel, quien se apresuró a ir a su casa para llevar al animal al Centro de Referencia y Emergencia de Animales de Minnesota en Oakdale.

Los veterinarios al revisar al lesionado animal, se percataron que había perdido la vista, tenía neumonía a causa del agua en sus pulmones, además de sufrir una conmoción cerebral.

La buena noticia es que el gatito ya se está mejorando, está recuperando la vista y ha empezado a comer, aunque todavía necesita ayuda para respirar a través de una cámara de oxígeno y toma antibióticos.

A pesar de los buenos pronósticos de los veterinarios, Carroll-Kirchoff se siente culpable por lo sucedido, “he estado en shock los últimos días”. “Quiero decir, esto me va a perseguir por el resto de mi vida”, dijo a CNN.

Ante la necesidad de recursos económicos para costear el tratamiento de Félix, Asha Carroll McCullough, hija de Stefani Carroll-Kirchoff, lanzó una campaña para recaudar fondos y lo hizo a través de la plataforma llamada GoFounfMe. Para finiquitar la deuda se necesitaban juntar poco más de $7,000.

Asha argumentó que sin las donaciones, que actualmente ascienden a más de $10,000, es muy probable que Félix hubiese recibido eutanasia.

“Cuando mi mamá lo encontró, estaba empapado y apenas respiraba, confundido e incapaz de ver, con moretones por todo el cuerpo. Desde entonces, la presión arterial y el ritmo cardíaco de Félix han vuelto a la normalidad, y ha estado comiendo una tonelada, usando su caja de arena, acurrucándose con el personal y los miembros de la familia, e incluso se ha dado un baño esta noche”, escribió en la página de GoFundMe.

“Si recaudamos más fondos de los necesarios para cubrir los gastos del veterinario de Félix, mi familia y yo donaremos el 100 por ciento de los fondos sobrantes a una organización benéfica para animales de la elección de mi madre”.

“Afortunadamente, nuestra extensa familia, nuestros amigos y esta comunidad han seguido aportando los fondos para ayudar a Félix a respirar mientras sus pulmones sanan. ¡No nos rendiremos ahora! Felix tampoco lo hará. Simplemente lo sé”, puntualizó la joven.

Stefani Carroll-Kirchoff trabaja en una estética de mascotas y es voluntaria en un centro de rehabilitación de vida silvestre. Por su parte, Félix forma parte de los tres gatos de la familia que tiene Stefani, junto con Nala y Bleu, quienes no han parado de buscarlo desde que se encuentra hospitalizado.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x