mujer

La Clínica Schoen, en Alemania, donde la mujer despertó de coma. / Clínica Schoen

Una madre despierta después de haber estado 27 años en coma

Munira Abdulla quedó en estado vegetativo en 1991 tras sufrir un fuerte impacto en un accidente de automóvil

23 de abril de 2019 02:37 pm

Por: INDICEPR

Durante 27 años, Munira Abdulla permaneció en estado de coma. Ahora, Omar Webair quiso contar la historia de su madre que estuvo casi tres décadas en estado vegetativo.

La vida de Munira cambió por completo en 1991. Tras recoger a su hijo de cuatro años del colegio y regresar a su casa en el automóvil que conducía su cuñado en Abu Dhabi (Emiratos Árabes). Un autobús escolar los arrolló.

La mujer, que intentó proteger al niño abrazándolo, recibió un fuerte impacto en la cabeza que la sumió en un largo coma de 27 años. El pequeño salio prácticamente ileso y solo sufrió algunos rasguños en uno de sus brazos.

Omar, que actualmente tiene 32 años, quiso contar la historia de su madre en una entrevista con el diario árabe The National.

Allí, reveló que tras el siniestro, no tenían como pedir ayuda, por lo que la mujer permaneció horas sin tratamiento, una de las causas que produjo el triste desenlace.

"No había teléfonos móviles y no podíamos llamar a una ambulancia para pedir ayuda. Ella estuvo así durante horas", relató el hombre.

Finalmente, Munira fue llevada al hospital, donde los médicos le recomendaron a la familia que la trasladaran a Londres. En Inglaterra fue declarada en estado vegetativo, y aunque no reaccionaba y estaba inconsciente, sí podía sentir dolor.

Hasta el año pasado, el diagnóstico de la mujer era poco alentador. Sin embargo, su hijo asegura que nunca perdió las esperanzas. "Siempre tuve el sentimiento de que ella se despertaría algún día", explica Omar al medio. Y continúa: "Mi madre estaba sentada conmigo en la parte trasera del auto. Cuando vio venir el golpe, me abrazó para protegerme".

Cuando Munira regresó a Emiratos Árabes fue internada en un hospital donde permaneció varios años y la alimentaban a través de un tubo para mantenerla con vida. También la sometían a fisioterapias para asegurarse de que sus músculos no se deterioraran por la falta de movimiento.

En abril de 2017, el príncipe heredero de Abu Dhabi, el Sheikh Mohamed bin Zayed, se enteró de su condición y le ofreció a la familia una subvención para un programa médico en Alemania.

Ya en territorio alemán, Munira se sometió a una cirugía para tratar los músculos debilitados de las extremidades. Los médicos de la Clínica Schoen en Bad Aibling, a unas 30 millas al sureste de Munich, le dieron prioridad a la terapia física y al control de su epilepsia.

La terapia pareció mejorar su estado y ella comenzó a percibir conscientemente la presencia de sus hijos, así como de los médicos. "Les dije a los médicos que esperaba que ella empezara a hablar otra vez, me dijeron que mi imaginación me estaba volviendo loco, que solo la estaban rehabilitando para mejorar su calidad de vida", recuerda Omar.

Pero, en junio pasado, sucedió lo inesperado. "Hubo un malentendido en la habitación del hospital y ella sintió que estaba en riesgo, lo que le causó una conmoción", dijo Omar. Al parecer, la mujer estimulada por los gritos de la discusión que se desarrollaba junto a su cama y comenzó a moverse.

"Ella empezó a hacer sonidos extraños y yo llamé a los médicos para que la examinaran, pero ellos me dijeron que todo estaba normal", recuerda el hombre.

Tres días después, me desperté con el sonido de alguien que me llamaba por mi nombre y me di cuenta que era ella. Yo volaba de alegría. Durante años había soñado con ese momento, y mi nombre fue la primera palabra que dijo", agregó.

Munira ha regresado a Abu Dhabi con su familia y sigue recibiendo tratamiento en un hospital para mejorar su postura sentada y para prevenir cualquier otra contractura muscular. Su hijo ocasionalmente la lleva a visitar la Gran Mezquita en una silla de ruedas.

Un informe del hospital Mafraq del mes pasado declaró que ella "actualmente puede comunicarse de una manera prácticamente normal, especialmente en el ámbito familiar".

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x