Dinero

La vendedora de bienes raíces le regaló dinero al hombre / Shelbylynn Henry Alexander

Una mujer ayuda a un vagabundo y meses después se lleva una sorpresa

El hombre colocó un letrero para pedir apoyo

23 de octubre de 2017 07:11 pm

 
Las acciones buenas siempre tienen una gran recompensa, como le ocurrió a Shelby Lynn Henry Alexander, una vendedora de bienes raíces de Carolina del Norte que ayudó a un hombre en situación de calle. Y tiempo después, él le regresó el dinero y le consiguió un comprador.

“Necesito un poco de ayuda, le pagaré después”, se leía en un letrero que llamó la atención de la empleada que estaba en la parada de autobuses. Se acercó al hombre, que se veía desalineado y con ropa sucia, parecía que no se la cambiaba hace semanas, pensó. Estaba acompañado por un perro como un amigo fiel que no lo abandona ni en los peores momentos. 

Cuando llegó al hombre que estaba sentado en el piso, le dijo que ella acostumbraba a ayudar con comida a las personas que viven en la calle, pero que haría una excepción y le dio tres billetes envueltos en su tarjeta de presentación, para que le llamara si necesitaba ayuda para encontrar un lugar dónde vivir, según cuenta Henry Alexander en el perfil de Facebook de Love What Matters

 

 

 

 

La mujer se quedó pensando en aquel hombre. No sabía si realmente era un vagabundo o que pasaba por momentos difíciles. No importaba la situación en la que se encontrara, necesitaba ayuda. Luego de darle el dinero, hizo una oración por él y se retiró.

“El hombre se avergonzó cuando le di dinero”, comenta la mujer.

Llegó el autobús de Henry Alexander y se dirigió a su trabajo como todos los días. 

Meses después recibió una llamada, era un hombre que quería comprar una casa. Hicieron una cita.

Cuando Henry Alexander llegó al lugar, de inmediato el rostro del hombre se le hizo conocido. ¡No podía ser aquel vagabundo! Dijo. Pero cuando vio al perro que lo acompañaba, no había duda. Era el hombre al que le dio dinero. 

Esta vez llevaba una camisa de vestir, un pantalón impecable. Sus zapatos estaban relucientes y lucía la cara bien afeitada. De momento pensó que la había engañado cuando pedía ayuda.

El hombre la saludó. Sus ojos se llenaron de lágrimas al momento que le extendía la mano para entregarle tres billetes nuevos, envueltos en una vieja tarjeta de presentación. Lo mismo que ella hizo meses atrás.

El vagabundo cumplió con su promesa de regresar la ayuda recibida. 

Henry Alexander se quedó sin palabras. Después se dieron un abrazo y el hombre le dio las gracias por el dinero que le regaló en los momentos que más lo necesitaba. 

No era un vagabundo, pero en esos momentos se había quedado sin nada. Su esposa lo había abandonado, llevándose todo, dejándolo literalmente en la calle. Por eso vivió en el desamparo un tiempo. 

Ahora con nuevo empleo y bien remunerado, regresó a pagar el favor. Además pensó en ella, cuando un amigo le dijo que quería comprar una casa.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x