Nadia Murineddu

Foto captura

La dejan plantada en el altar: entérate de lo que hizo

El novio nunca apareció

02 de julio de 2017 12:27 pm

Por: GDA / Emol

A las 11:00 de la mañana del sábado pasado, los invitados estaban reunidos en la parroquia de Sorso, en Cerdeña, donde Nadia Murineddu y Giovanni Delegu se unirían en matrimonio.

La novia -de 39 años y ex vendedora de un local comercial- llegó y se dio cuenta que el novio -un joven militar de 24 años- aún no llegaba. Habló con el cura, le dijo que parecía que Giovanni tardaría un poco, mientras trataba de contactarlo por teléfono. Él nunca respondió.

Una hora después logró hablar con él. "Debo volver al cuartel", fue lo único que le dijo.

Su padre trató de hacerle entender que todo era mentira, que simplemente Giovanni había desistido de casarse con ella. Además, los propios carabineros le habían confirmado que su novio se había atrincherado en el cuartel y que no quería salir.

Tal como relató la mujer al Corriere della Sera, toda la situación fue una triste sorpresa, ya que nada le había hecho creer que algún día Giovanni le haría algo así.

Se habían conocido hacía siete meses a través de Facebook. Se mandaron mensajes, se conocieron en persona y empezaron a salir.

Y si bien los padres de él no estaban muy de acuerdo con esta relación, por la diferencia de edad de 15 años, Giovanni había mostrado su compromiso, prometiéndole que pronto se irían a vivir juntos y yendo a todo el curso prematrimonial para el enlace religioso.

Pero todas las ilusiones se acabaron el sábado.

Sin embargo, animada por su padre, Nadia decidió ir de todas formas con los invitados a la recepción que había organizado en un restaurante. "Total, ya está todo pagado", le dijo el papá. Ella, por su parte, pensaba que "no se había muerto nadie y la vida continúa".

Se quitó el vestido blanco, con cola y escote de corazón que había elegido para su matrimonio; se dio una ducha fría, y se dejó querer por los amigos y familiares que la acompañaron durante este amargo momento.

Al no ser un encuentro normal de matrimonio, decidieron que no habría música. El fotógrafo contratado se fue, y aunque no sobraba la alegría, sí había unas cuantas sonrisas, según describió Nadia, quien agradeció al medio italiano que su gente se mantuviera ese día fuerte apoyándola.

Consultada si tiene pensado perdonar a Giovanni, aseguró que "ese es ahora el último pensamiento" que tiene.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x