Llegada Oscar López Rivera

Teresa Canino / Para ÍNDICE

Explican atípica llegada de Oscar López

A pesar de que podrá cumplir el resto de su sentencia en casa de su hija, el independentista sigue bajo la custodia del Buró de Prisiones

10 de febrero de 2017 07:21 am

Por: Katefrans Flores Sanabria | [email protected]

Una vez se enteraron que el recién conmutado líder nacionalista Oscar López Rivera pisaría la Isla, varios puertorriqueños corrieron hasta el Aeropuerto Luis Muñoz Marín con la esperanza de darle una calurosa bienvenida. Sin embargo, se encontraron con un panorama distinto.

Al aterrizar el avión, lo que se presume que fueron oficiales del Buró de Prisiones Federales (BOP, por sus siglas en inglés) sacaron a López a toda prisa por una salida distinta a la que miembros de la prensa y público tenían pensado.

Ante la rapidez de su salida, López Rivera no pudo hablar, ni mirar hacia las cámaras que esperaban por las reacciones del recién conmutado.

Dado a este suceso, ÍNDICE habló con el presidente del Colegio de Abogados y Abogadas de Puerto Rico, Alejandro Torres, quien pudo explicar por qué se dio de esa forma la llegada de López Rivera.

¿A qué se debe la falta de reacciones por parte de López?

“Oscar se encontraba en una institución carcelaria de seguridad media. Como la conmutación establece 120 días adicionales para su libertad, el sigue estando bajo las directrices del Buró de Prisiones”, explicó Torres.

Según Torres, en algunos casos de conmutaciones se ingresa al convicto en una institución carcelaria de menor seguridad o en un programa “halfway house”, que equivale a un arresto domiciliario.

“Aunque todos los aspectos del caso de Oscar son atípicos, esta vez se pudo llegar a un acuerdo en el que a Oscar le permitirán estar con su hija y un grillete pero bajo las condiciones y restricciones del BOP”, dijo.

“(La salida) tenía que ser así porque él está hasta el 17 de mayo bajo el BOP. Técnicamente él sigue siendo un reo hasta que se cumplan los 120 días”, aclaró.

Al contrario de otro tipo de conmutaciones en la que el convicto tiene que pasar un periodo de visitas a trabajadores sociales para que lo ayuden a la integración a la libre comunidad, la de López Rivera es una incondicional por lo que luego que cumpla los 120 días de condena que estableció el acuerdo no tendrá que rendir cuentas al BOP.

“Habría que ver cuáles serían las exigencias del BOP. Algunas pueden ir desde la restricción de visitas hasta de movilidad”, concluyó.

La sentencia de López Rivera fue conmutada el pasado 17 de enero tras pasar más de tres décadas en prisiones federales en Estados Unidos por cargos de conspiración sediciosa, uso de la fuerza para cometer robo, transporte interestatal de armas de fuego y conspiración para transportar explosivos con la intención de destruir propiedad gubernamental.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x