Gabriella Pagán, propietaria de Monticello

David Villafañe / Para ÍNDICE

Monticello: a la cabeza de una industria en crecimiento

Mientras el mercado del cannabis medicinal se libera poco a poco de los estigmas negativos, el negocio de Gabriella Pagán ya se encuentra unos pasos adelante

30 de enero de 2017 09:01 am

Por: Katefrans Flores Sanabria | [email protected]

Darse cuenta de que a la calle Loíza le faltaba algo más, dar con el local ideal y tener a la mano una cantidad mínima, pero chévere, de ahorros fueron las razones perfectas para que Gabriella Pagán se motivara a crear su primer negocio.

Según la empresaria, de 28 años, en esta icónica calle hacía falta un smoke shop, uno al que cualquier persona pudiera entrara sin sentirse intimidado y es por esto que creó, en el 2014, a “Monticello”.

“Yo realmente no sabía mucho de negocios, me tiré a hacer un ‘try and error’. Yo no sabía lo que era correr un negocio”, contó Pagán quien detalló que comenzó su negocio con unos $5,000 que tenía guardados.

A dos años de haber abierto “Monticello”, Pagán asegura que ha podido ver una tendencia distinta de clientes, ya no solo visitan el “Monti” —como le dicen con cariño al negocio— skaters, surfers o lo que en la calle se conoce como “stoner”, ahora al smokeshop lo visitan profesionales, artistas o pacientes con cáncer.

“Es una industria que ha crecido. Hemos identificado que el mercado está cambiando y el consumidor de cannabis también, por eso no tan solo la industria crece, sino yo también crezco con ella”, sostuvo.

“Las personas (pacientes) ahora mismo están cayendo en el contexto de que aquí pueden entrar porque pueden informarse, obtener alguna alternativa que ayude al tratamiento y sentirse cómodos a la misma vez”, añadió.

Pagán detalló a ÍNDICE que ahora que ella ha visto un mayor interés en el consumo del cannabis tomó la decisión de darle un nuevo giro a su negocio enfocándolo en la diversidad de sus clientes.

Ampliar

David Villafañe / Para ÍNDICE

“Esto (los smoke shops) son una industria axilar al cannabis y entendí que yo puedo hacer algo más con mi concepto de negocio”, explicó.

“En una semana pueden entrar unas 200 personas al smoke shop y no todas las personas van buscando lo mismo”, dijo.

Entre los artículos que pudieras encontrar en “Monticello” se encuentran pipas artesanales, creadas por artistas puertorriqueños. También, papeles para crear cigarrillos y vaporizadores.

“Ahora mismo las personas buscan mucho los vaporizadores. Siempre me mantengo buscando productos que sean innovadores y de buena calidad”, sentenció.

Según Pagán, el costo un vaporizador puede rondar entre los $30 a los $400.

Ampliar

David Villafañe / Para ÍNDICE

“Hay vaporizadores para todo tipo de necesidad incluyendo para personas asmáticas”, detalló.

Pero las ganas que tiene Pagán de emprender dentro de esta creciente industria del cannabis no se queda en las ideas de su smoke shop. Actualmente, es cofundadora de Growth Leaders, una empresa que sirve como un grupo de consultoría para marketing y branding dentro de la industria del cannabis.

“Queremos ayudar a toda la industria, desde el que ya está licenciado hasta el que quiere comenzar con su marca”, explicó.

“Hay mucho joven creativo que quiere entrar en la industria, sin embargo, no puede costear o invertir pero sí puede ser parte de la industria de manera auxiliar, como por ejemplo en la publicidad”, añadió.

Ampliar

David Villafañe / Para ÍNDICE

Aunque por el momento Growth Leaders no cuenta con espacio físico, están trabajando para abrir un local y poder atender a los clientes cómodamente.

“Yo creo que somos parte del grupo que busca romper con el estigma de que el cannabis es malo”, apuntó.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x