Maritza Santos, propietaria de MS Books

Luis Alcalá del Olmo / Para ÍNDICE

Una vida entre libros

Para Maritza Santos, dueña de MS Books, el negocio de libros impresos no desaparecerá, a pesar de lo que la gente diga

23 de enero de 2017 08:30 am

Por: Katefrans Flores Sanabria | [email protected]

“Los libros son mi vida. Es lo que sé desde que tengo 19 años”, expresó Maritza Santos, propietaria de la distribuidora MS Books, sin pensarlo dos veces. Y es que ya han pasado 20 años desde que se enamoró de los libros, las librerías y, por consiguiente, de las distribuidoras.

Santos comenzó como empleada de la librería de la Universidad Interamericana, Recinto Metro y desde entonces creció su pasión por los ejemplares.

“Le debo mucho de lo que sé a la experiencia”, dijo Santos quien llevaba 15 años trabajando en una distribuidora local hasta que se aventuró a realizar su propio negocio.

“Abrí en el 2007, en plena crisis. Tomé la decisión de trabajar como distribuidora por mi cuenta porque me gustaba lo que hacía y es lo que pretendo hacer por el resto de mi vida”, contó.

En los negocios se mantiene inquieta, siempre buscando cómo ampliar, cómo buscar diversificación.

“No podemos centrarnos en un solo mercado, hay que diversificarse y acaparar tanto el mercado comercial como el mercado académico”, puntualizó.

“Voy a buscar libros a ferias internacionales para traer libros a Puerto Rico. He ido a lugares como México, Argentina, España y demás”, dijo Santos como prueba de su dinamismo.

Según la amante a los libros, el reto mayor que enfrentó a la hora de abrir su negocio fue comenzar de cero.

“Tenía poco capital pero muchísima experiencia. Tomé la decisión y perdí el miedo. Hay que tomar decisiones, sacar el miedo no importa si hay crisis”, sostuvo Santos.

“Hay que ser positivo. Yo tuve el apoyo de mi familia, de mis colegas y de muchos clientes por los años que tuve de experiencia. Hay que llevar todo con mucho optimismo y positivismo”, dijo.

Ampliar

Luis Alcalá del Olmo / Para ÍNDICE

La empresaria destacó que al momento de abrir la distribuidora, sus expectativas eran más positivas, mucho más que las de ahora. “En ese momento veía que todo iba a mejorar, pero ahora vislumbro como una incertidumbre. Es increíble que después de 10 años de experiencia uno sienta incertidumbre en comparación al 2007, que no me sentía así. Aun así estoy segura de mí misma, tengo mucho optimismo y sé que las cosas van a estar bien”, subrayó.

Santos está firme y sostiene que la industria del libro no perecerá y continuará el legado.

“La gente habla de que no se lee, que no se compran libros impresos. Eso es mentira, eso es falta de conocimiento. Se lee, buscan el libro impreso y por eso nunca va a desaparecer”, acotó.

“La clave está en no quedarse siempre con lo mismo, sino buscar diversidad para crecer”, concluyó Santos.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x