La candidata independiente fue despojada de su celular por el “feedback” que creaba.

La candidata independiente fue despojada de su celular por el “feedback” que creaba. / PARA ÍNDICE / RAMÓN “TONITO” ZAYAS

La controversia con el celular de Lúgaro

Aunque le quitaron su dispositivo durante debate, los demás candidatos eran asesorados en cada pausa

18 de octubre de 2016 08:47 am

Por: Gloria Ruiz Kuilan | PARA ÍNDICE

Mientras a la candidata independiente a la gobernación, Alexandra Lúgaro, le quitaron su celular durante El Gran Debate celebrado el domingo, sus oponentes eran asesorados continuamente por sus respectivos equipos.

Durante la segunda pausa del evento, la producción de Telemundo, medio que junto a El Nuevo Día coordinó el debate, reclamó a Lúgaro que debía entregar el celular porque hacía “feedback” con el micrófono, escuchó este diario.

Sin embargo, nadie advirtió que se trataba de un acto contra las reglas previamente establecidas.

Más aún, el celular del candidato del Partido Nuevo Progresista, Ricardo Rosselló, no fue removido del podio en el que se encontraba. El candidato no mantuvo el aparato en todo momento en el podio, sino que su esposa, Beatriz, se lo llevaba en cada pausa y en una de ellas, al parecer, lo olvidó.

Pero la controversia con los celulares no surgió de la nada, según contó el abogado Manuel Rodríguez, director de campaña del candidato del Pueblo Trabajador, Rafael Bernabe.

“(El reporter Luis) Guardiola, quien era uno de los moderadores del debate, dijo, por error que el turno inicial era de un minuto cuando eran 30 segundos y ahí Juan Antonio Corretjer, del equipo de campaña de Lúgaro y que estaba sentado frente a mí me dice: ‘déjame enviarle un texto para decirle que es un minuto’. Entonces, se lo planteo a los demás directores de campaña y él va a buscar el teléfono porque la producción le dice que está haciendo interferencia”, contó el abogado.

“Lúgaro dijo que lo estaba usando para ‘roundup’”, agregó.

Así las cosas, el debate continuó y fueron recurrentes los encuentros de los candidatos con sus respectivos asesores. Eran momentos en que cada candidato aprovechaba para saber ser asesorado.

Durante esas pausas, no sólo había diálogo sino apuntes en las respectivas libretas que tenía cada candidato y comentarios jocosos, a juzgar por los rostros.

Lo cierto era que fueron espacios que cada candidato aprovechó para saber cómo estaba la “pelea” en el debate y quizás, cómo debía propinar un “golpe” en el próximo segmento del debate.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x