Trifulanas

Para ÍNDICE / David Villafane

Dominan las calles con su arte

Conoce a Trifulanas, un colectivo que usa el arte urbano para apoderarse de los espacios públicos

26 de septiembre de 2016 07:00 am

Por: María De Los Milagros Colón | [email protected]

El circo, las acrobacias grupales y aéreas, los malabares y la danza son las herramientas que Trifulanas ha usado no solo para “tratar el tema del empoderamiento de las mujeres”, sino también para domar el espacio público: la calle, las plazas, los semáforos.

Lizaimi Rivera, de 23 años; Glorimar Sierra, de 27; y Marilyn Cortés, de 31, componen el colectivo Trifulanas, que desde hace dos años se dedica a interrumpir la cotidianidad de los transeúntes con su arte, con su modo de vivir, que incluye sacar algunas sonrisas y pasar el sombrero.

Te podrías sorprender la reacción del público porque así como decimos que hay unos que no entienden lo que estamos haciendo, hay otros que se emocionan un montón. Los otros días, estábamos en el semáforo y un señor me dio un billete de uno y me dijo que fue lo más entretenido que había visto ese día, a las seis de la tarde, y se rió, lo disfrutó y por eso él me recompensó”, relató Sierra.

Hay de todo en la calle, explican, gente que lo consideran un estorbo, piropos y acercamientos incómodos, días que acaban con el sombrero vacío, sin “propinas” o “donaciones”, como les llaman. Pero es entonces cuando reafirman que su trabajo es necesario, que en las calles hace falta más arte, más artistas, más mujeres.

La gente se sorprende de que las que estamos ahí en frente somos mujeres”, explicó Lizaimi Rivera.

Para la geógrafa y urbanista Mariana López Rosado, “la calle es un espacio de conflicto”. “Históricamente las ciudades han sido pensadas por y para los hombres y por ello “se nos hace difícil entenderlos, el mundo de las mujeres es mucho más complejo”, explicó.

El trabajo de Trifulanas es, precisamente, domar ese espacio, evidenciar que la ciudad se puede pensar de otro modo. “El arte y el cuerpo llenan ese vacío” que queda en el espacio urbano, explicó López Rosado, quien es también fundadora y editora del blog Pensar Urbano.

Ampliar

Para ÍNDICE / David Villafane

Del mismo modo argumentó que este tipo de manifestaciones artísticas enriquecen la ciudad y a la cultura misma, puesto que impactan a toda la comunidad y se trata de un encuentro casual con el arte que va más allá de los sitios a los que no todos tienen acceso.

Rivera coincidió. “Por eso es súper importante y hermoso porque no solamente estamos haciendo un trabajo técnico, sino que muchas veces trabajamos cuestiones como el empoderamiento de las mujeres, también se trabajan temas políticos, temas de cosas que están ocurriendo, de derechos humanos…. A un teatro va un público específico, un público que ya tienen una cultura de ir al teatro, que pagan por esto. En la calle no, en la calle es para todo el mundo”.

Sus ropas están llenas de colores, el sombrero siempre puesto, cargan con sus cintas, aros, clavas y cualquier objeto que les funcione y que se pueda mezclar con sus sonrisas de oreja a oreja, el equilibrio y las ganas de salir a la calle a trabajar.

Impactan principalmente el área metropolitana aunque hacen giras por el país.

No tienen una rutina fija, pero lo ideal es salir a la calle tres o cuatro días durante tres horas.

Entre sus objetivos está educar, problematizar su entorno y hacer crecer la cultura del arte urbano en Puerto Rico.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x