Supermom

Shutterstock

Cuando sientes que no puedes con tanto… ¡Cuídate tú!

Hablemos de egoísmo positivo y verás que todo es más llevadero

26 de julio de 2016 12:14 pm

Por: Dra. Ruth L. González / Para ÍNDICE | [email protected],com

Que si la Junta de Control Fiscal, que si la moratoria, que no hay dinero, que no hay trabajo... Te sientes preocupado todo el día, llega la tarde y solo quieres descansar y estar tranquila, pero tienes que cocinar, ayudar a los muchachos a hacer asignaciones, terminar las tareas del hogar y, encima, no paras de escuchar “Mami, papi, mami…!”  ¿Cómo manejar tanto a la vez? ¿Cómo mantenerte tranquila con los hijos cuando lo que te domina es la ansiedad del día? ¿Cómo hacer para hacerlo todo y hacerlo bien?

Este es el día a día de muchas madres y padres trabajadores, angustiados por la crisis económica y saturados de mensajes negativos y desesperanza durante todo el día.

El rol más importante queda circunscrito a los peores horarios del día, temprano en la mañana, cuando deseamos seguir en el merecido descanso, y en las tardes, cuando ya hemos entregado todas nuestras energías al trabajo. Y entonces, es ahí, en ese momento en el que la desorganización mental y el cansancio predominan, que se supone que ejecutemos con excelencia, paciencia, comprensión y dulzura la tarea de la maternidad y paternidad.

Es necesario, no negociable, crear conciencia del autocuidado. 

No puedes montar a otros en tu carro si este no tiene gasolina, si tiene las gomas vacías, si su motor no funciona bien. De igual forma, no puedes cargar o ayudar a otros, si tú no te cuidas. Pecamos de dejarnos siempre para el final, pensando que no hacerlo implica un acto de egoísmo. Nada más lejos de la verdad. Para dar, tienes que tener. Si quieres lograr, aún después de un largo día, tener la virtud de la paciencia, comprensión y dulzura, tienes primero que estar en las mejores condiciones.  Si la meta es que aquellos a los que más amas estén bien, ¿cómo lograrlo si no lo haces contigo misma?

Busca estrategias de autocuidado, aquellas que funcionen para ti. 

Si tu vecina corre todos los días y tú odias correr, pues correr no es la opción para ti. Hay tantas formas de sentirse bien, de cuidarse.  ¡Encuentra la tuya! Puedes hacer yoga en la playa, leer un libro frente al mar, cantar en voz alta tus canciones favoritas mientras vas en el tapón, realizar visualizaciones que te proporcionen paz, caminar, pintar, mirar una serie de TV. 

No importa lo que decidas hacer, lo importante es que te haga sentir feliz, que te comprometas a hacerlo contigo de la misma forma que lo harías por otros, que saques una o dos horas a la semana para ti, ¡sí…solo para ti! 

Solo pensando un poquito más en ti, con eso a lo que llamo egoísmo positivo, serás capaz de dar más y hacerlo mejor.  ¡Dale, que voy a ti!

*La autora es psicóloga clínica.

Presiona aquí para visitar nuestra portada. 

 

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x