Monseñor Roberto González Nieves

Archivo

Iglesia Católica busca reconciliación con madre de niño con autismo

El Monseñor lamentó que un sacerdote negara la Primera Comunión a un joven con autismo tras alegar que no tenía “conexión alguna con Dios”

02 de junio de 2016 07:00 am

Por: Olga Román | [email protected]

El caso de Adrián, joven de 14 años de edad diagnosticado con autismo y al que supuestamente, el sacerdote Ricardo Hernández negó la Primera Comunión el pasado 22 de mayo por que no tenía “conexión alguna con Dios”, además de generar indignación, provocó que muchos quisieran conocer la posición de la Iglesia Católica al respecto.

En entrevista con ÍNDICE, el Monseñor Roberto González Nieves reconoció saber del caso, que describió como una “situación lamentable y trágica”.

El incidente cobró notoriedad por medio de un mensaje que la madre del menor, Bessie Ann Martínez, publicó en su cuenta de Facebook y por la denuncia de la Alianza de Autismo de Puerto Rico (AAPR).

SI TE INTERESA: ¿Discrimen por autismo? 

“He conversado con el padre Ricardo (de la Parroquia San José, de Villa Caparra) sobre lo sucedido y él ha tratado de ponerse en comunicación con la madre del niño para procurar una reconciliación y ofrecerle la Primera Comunión”, narró el religioso.

“Creo que de esta situación trágica, podemos aprender todos a ser más sensibles, comprensibles y solidarios con hermanos y hermanas en situaciones especiales y de mucho dolor”, comentó Monseñor.

“Él sacerdote (Ricardo Hernández) ha aprendido. Todos aprendemos de la vida y de nuestros errores. Nadie es perfecto. El que esté sin pecado, que tire la primera piedra”, expuso.

En cuanto al deseo de la AAPR de que sea el propio Monseñor quien realice el ritual sacramental al menor, aseguró que “nadie me ha hecho una petición, pero entiendo que se puede resolver en la parroquia. Es lo ideal. Si puedo servir de alguna ayuda adicional, además de haberle pedido al Padre que proceda en la Primera Comunión, con mil amores se va a ayudar”.

Por otro lado, González Nieves comentó que no es común que este tipo de incidentes ocurra en la Iglesia Católica de Puerto Rico.

“Que yo sepa, esta es la primera situación de esta índole que ocurre en la Arquidiócesis, por lo menos, en mis 17 años de Arzobispo, lo cual indica que la mayoría de las situaciones se atienden con delicadeza”, aseguró.

González Nieves afirmó que todos los miembros de la población con diversidad funcional “son hijos e hijas muy amados por Dios” y merecedores de los rituales sacramentales.

Y, ante la preocupación expuesta por la AAPR de que la iglesia no es totalmente inclusiva con dicha población, el religioso estableció que “hay algunas parroquias, no todas, algunas pocas, donde hay catequistas que se han especializado para enseñar a niñ@s en situaciones de necesidades especiales”.

El líder católico dijo que, incluso, él ha realizado la confirmación de niños con síndrome de Down.

Reacciona la AAPR

Por otro lado, Joyce Dávila, directora de la AAPR, expuso de que, a pesar de que no cuenta con cifras que establezcan la prevalencia de este tipo de situaciones, conoce de historias en los que la Iglesia Católica no ha demostrado ser inclusiva, aunque en casos de menor gravedad que el de Adrián.

“Este caso de crueldad inusitada es único. Ahora, que la Iglesia en todas sus parroquias se distinga por darle la bienvenida a las personas con autismo y tenga facilidades para la población especial, no necesariamente es cierto”, advirtió, al tiempo que puntualizó que no tiene “una agenda contra la Iglesia”.

“Las familias no se sienten bienvenidas, no es necesariamente un discrimen craso, como en este caso”, comentó, al tiempo que reconoció que “hay muchas iglesias que reciben bien a nuestros niños y hacen esfuerzos para incluirlos, pero creo que es una cuestión más del párroco que de una directriz que esté clara”.

Dávila comentó que recibió una llamada de la Comisión de Derechos Civiles para pautar una reunión en la que se discuta el caso.

“Esperemos que de aquí a la reunión, esto vaya encaminado con una resolución y que la Iglesia tome la iniciativa de reparar este daño, de pensar en un plan para toda la población con diversidad funcional, no solamente nuestra población con autismo”, expresó.

Al cierre de esta edición, ÍNDICE supo que el Padre Ricardo contactó a la madre de Adrián, quien aceptó las disculpas por lo sucedido. A su vez, el Arzobispo concedió una cita a la perjudicada para finales de este mes.

Presiona aquí para visitar nuestra portada. 

Cargando...

Continuar

Publicidad

x