Job

Shutterstock

Menos opciones labores para ejecutivos de más edad

Tienen expectativas de sueldo y posición, en cambio, los jóvenes prefieren aprender

28 de diciembre de 2015 08:32 am

Por: GDA / El Mercurio

Para el economista y académico de la Universidad de Chile Joseph Ramos, esta diferencia en los tiempos de recolocación se explica porque los ejecutivos de más edad exigen condiciones salariales más elevadas: "Hay menos opciones disponibles para ellos y cuando llegan son selectivos, pues quieren que la empresa los valore".

Felipe Lagos, director de Adecco Professional, destaca que esta valoración va más allá de un tema monetario: "Hay expectativas de sueldo, pero también de posición. A quien lleva pocos años le interesa por sobre todo aprender, pero una persona sobre los 46 años lo que quiere es entregar. Tiene que estar en una posición donde se sienta cómodo en ese rol".

Por otra parte, las compañías están prefiriendo profesionales más jóvenes, pues se les considera más moldeables, cree Lagos. "Si contrato a alguien con poca experiencia, puede comenzar en un puesto y luego moverse a otro, cosa que no puedo hacer con un ejecutivo mayor. Las empresas privilegian alternativas más flexibles", señala.

Sin embargo, el psicólogo organizacional de la UDP, Rodrigo Gálvez, advierte que esta percepción no siempre es correcta: "Hoy las personas jóvenes ponen más condiciones para realizar un trabajo que antes, y esto es un fenómeno generacional".

SI TE INTERESA: 10 consejos para motivar a los empleados    

Para el director general de Mi Nuevo Empleo Matías Palacios, los mayores sí están abiertos a los cambios y la idea contraria es uno de los tantos prejuicios con los que deben lidiar al buscar empleo. Según datos de esa consultora, el 75% de los candidatos sobre los 40 años se ha sentido discriminado por su edad en algún proceso de selección. Entre los prejuicios más comunes que los afectan también están la falta de energía y el mal aprovechamiento de la tecnología.

Próximo año se extenderán plazos

En los últimos dos años, los tiempos de búsqueda han tendido a aumentar entre dos y tres meses, señala Lagos. "Ahora las organizaciones están más lentas para tomar decisiones y la gente sale menos al mercado a buscar trabajo porque quiere estabilidad. Todo se conjuga para que los plazos se alarguen", destaca.

En un escenario económico débil, los grandes perjudicados son los de mayor edad, cree Ramos. "En este momento, donde hay una tendencia a cortar costos, está la tentación de preferir el salario más bajo por sobre la experiencia", dice.

En todo caso, ante la mayor extensión de los periodos de colocación, los candidatos tienden a flexibilizar sus condiciones. A juicio de Lagos, después de los seis meses se pasa a un estado crítico: "En muchos casos deja de haber reflexión y se toma lo que aparezca". Sin embargo, Gálvez cree que este lapso es subjetivo: "El tiempo para angustiarse depende de la situación económica de cada uno y de sus expectativas, porque si creía que iba a demorar poco, al segundo entra en crisis".

El próximo año debieran aumentar aún más los plazos de contratación, estima Ramos. "El desempleo debiera subir fácilmente medio punto o un punto en promedio y eso se va a reflejar en los tiempos que demore la gente en encontrar trabajo", concluye.

Una de las claves para mejorar el desempeño de la organización es contar con una plantilla heterogénea en términos de edad, cree el psicólogo Rodrigo Gálvez.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x