El verdadero sentido de la Navidad en el hogar

Karla Aimar

Habemus Baby: Karla Aimar

06 de diciembre de 2015 05:00 pm

[email protected]

Que la crisis económica no sea un aguafiestas

Navidad

Thinkstock

Estas navidades, como probablemente lo sean para muchas personas, las siento diferente. Se lo atribuyo grandemente a la crisis económica que atraviesa el país, bueno, que atravesamos quienes nos fajamos trabajando todos los días y eso es frustrante.

¿Para qué mentir? Confieso que deseaba poder ir a las tiendas a comprar todas las maravillas que había visto en televisión para mi hija, hasta que analicé que en más de una ocasión he asaltado mi propia cuenta de ahorros y me volví realista. ¡No se puede!

A pesar de todo, esta es la segunda Navidad de la "chiquita" de la casa. Este año ella está más consiente de lo que se celebra durante diciembre (el año pasado apenas tenía nueve meses), y decidí motivarme lo mejor posible para hacer de esta una época memorable.

SI TE INTERESA: No me preguntes cuándo me voy a operar

Tenía en agenda montar el árbol junto a mi esposo esta semana pero la tarea se adelantó anoche cuando por un huequito de la cortina mi hija logró ver que el vecino de atrás había llenado la casa de luces azules. Salió corriendo hacia la ventana gritando “etella, etella (estrella, estrella)”.

El cuento largo corto, mi esposo terminó metido en casa del vecino y a las once de la noche nosotros logramos montar nuestro propio arbolito. Habemus Christmas!

El proceso de montarlo me enseñó mucho. De momento me encontré preparando chocolate caliente mientras mi esposo ponía música navideña de la buena, la boricua. Nos pusimos todos cómodos, nos tomamos fotos, grabamos a nuestra hija “colocando” adornos en el árbol y cuando terminamos, apagamos las luces de la sala para en paz poder contemplarlo brillar solito. ¡Estábamos felices!

Ampliar

Esta es la segunda Navidad de la "chiquita" de la casa.

Karla Aimar

Y ahí decidí soltar la tensión, las presiones sociales, las angustias… No solo por esa noche y no solo por mí. Decidí hacerlo por la felicidad de mi familia y la inocencia de mi hija.

Entendí que no se trata de llenarla de regalos un 25 de diciembre, sino de bañarla de amor todos los días de su vida y si este mes conmemoramos algo, resaltar que se trata de la llegada de Jesús al mundo y de la unión familiar.

Quiero que mi hija aprenda este año que la Navidad es música, alegría, gastronomía maravillosa, parrandas, misas de aguinaldos y que aunque tengamos catarro, también aprendemos a celebrar el friíto de la época.

MÁS SOBRE KARLA AIMAR: Mi cuerpo de nevera

Sí, que sepa que un día de diciembre recibirá regalos hermosos, pero que con ellos o sin ellos podemos seguir festejando. Quiero que sepa que a pesar de cualquier crisis económica o las noticias que veamos a diario, no hay Navidad mejor que la de Puerto Rico.

Me encantaría que en cada hogar abundaran estas emociones aunque el problema sea grande. Ver la ilusión de la Navidad en los ojos de mi hija me recordó que ella aún no entiende de problemas y que los adultos no debemos contagiarlos con energías negativas. Este mes, hagamos un esfuerzo por nuestros niños.

¡Hermoso domingo y feliz Navidad a [email protected]!

---

About me: Mi nombre es Karla Aimar, soy hatillana y madre. Lee mi columna Habemus Baby! todos los domingos en indicepr.com y sígueme en Twitter @KarlaimarSmile

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

 

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x