Rostro de una mujer con pecas.

Shutterstock

¿Pecas, manchas o lunares?

Para prevenir un melanoma, aprende a diferenciarlos en tu piel

05 de noviembre de 2015 09:00 pm

Por: Viú / GDA / El Comercio

Consideradas como un símbolo de inocencia y juventud, las pecas son frecuentes en personas pelirrojas, rubias y de piel muy clara, aunque también pueden aparecer en pieles trigueñas.

Empieza a conocer tu piel para reconocer la diferencia entre las pecas, manchas y lunares para prevenir un posible melanoma.

Las pecas

También llamadas efélides, no derivan en cáncer. Son un indicador de la capacidad de nuestra piel para defenderse de los efectos de la radiación solar. Debes cuidarlas ya que su presencia significa que la piel ha recibido suficiente radiación. Si esto sigue sucediendo, con el tiempo aparecerán más.

SI TE INTERESA: Lunares te alertan del cáncer de la piel

Se recomienda utilizar cremas fotoprotectoras que se colocan 20 minutos antes de salir de casa y se renuevan cada dos horas, además de evitar la exposición solar entre las 10:00 a.m. y las 3:00 p.m. Si no las cuidas, las pecas podrían tornarse más oscuras y es muy probable que aparezcan en otras zonas del cuerpo si tienes una predisposición genética.

Las manchas

Las manchas en la piel, en cambio, son permanentes. Casi siempre son producto de la exposición a la radiación UV, aunque también son producto de la inflamación de la piel por irritación local, ya sea por el uso de cosméticos, procesos infecciosos o por un traumatismo (hiperpigmentación posinflamatoria).

SI TE INTERESA: FOTOS: 5 famosas que conquistan con sus lunares

Otro tipo de manchas son el melasma o paño, que se presenta por cambios hormonales durante el embarazo y por el uso de anticonceptivos. Los léntigos solares son manchas pequeñas de color marrón que aparecen en el rostro y dorso de manos, casi siempre en personas mayores.

Los lunares

El factor hereditario, que define el color de nuestra piel y ojos, también condiciona el tipo de lunares que tendremos a lo largo de nuestra vida.

Los lunares son el resultado de cúmulos de células de melanocitos modificados que forman un nevus. Estos pueden variar de tamaño y de color por efecto de la radiación ultravioleta, derivando incluso en cáncer de piel o melanoma. Para prevenir estas lesiones necesitamos evitar la sobreexposición solar y revisar por rutina el aspecto de nuestros lunares. Si advertimos cambios en su forma y color, acudamos pronto al dermatólogo y resolvamos todo tipo de dudas.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x