Viejo San Juan

Archivo

Zona libre de baños

Hay que realizar malabares para hacer las necesidades biológicas en el Viejo San Juan

22 de septiembre de 2015 07:00 am

Por: Pablo Venes | [email protected]

POR UN lado el Gobierno celebra cifras récord de turistas que llegan a Puerto Rico, pero por otro, no da indicios de que esté capacitado para manejar los miles de extranjeros que a diario visitan las calles del Viejo San Juan.

¿Por qué? Porque no hay baños públicos accesibles para el público que recorre las calles adoquinadas.

Al menos, eso aseguran algunos vecinos y empleados de la isleta del Viejo San Juan, quienes por la falta de servicios sanitarios accesibles, tienen que lidiar con el fuerte olor a orín y excrementos que dejan algunos visitantes en ciertos spots del casco histórico.

“Llevo toda mi vida viviendo aquí y nunca he visto un baño público. Creo que haría falta, ya que la mayoría de las personas que ensucian nuestras calles son los extranjeros porque como no están en su país, no les importa”, dijo la residente Edna Soto.

Ignoran el issue

Pero para el municipio de San Juan, esto no representa un problema. A juicio de la administración de la alcaldesa Carmen Yulín Cruz, basta con los baños existentes en las oficinas municipales para el uso de turistas y ciudadanos de a pie.

“Todas las instalaciones municipales tienen baños disponibles para los turistas y público en general. Cuando hay actividades multitudinarias se rentan baños portátiles y se distribuyen por distintas partes de la ciudad”, se limitó a contestar la Oficina de Comunicaciones del municipio ante la solicitud de este diario.

Ciertamente, cada oficina municipal tiene su baño. Sin embargo, todas tienen horarios de apertura y de cierre, por lo que en las noches, los días feriados y los fines de semana, cuando abundan los turistas y demás transeúntes, estos no están disponibles.

Comercientes les resuelven

Precisamente, esta es la razón por la que cada vez son más los establecimientos privados que han optado por colocarles cerraduras a los baños, de modo que sean sus clientes quienes únicamente tengan acceso a sus instalaciones. Y aquellos turistas que solo buscan un baño donde resolver sus necesidades biológicas, tienen que pagar por su uso.

De hecho, el problema no solo afecta al turista, sino también a quienes los transportan, los taxistas. Estos se las ingenian a diario para hacer sus necesidades biológicas y hasta ofrecen disculpas a los turistas cuando estos le preguntan dónde queda el baño más cercano.

“Esto crea serios inconvenientes y no tan solo para nosotros, sino para los miles de turistas que llegan en crucero al puerto del Viejo San Juan. Nuestro reclamo pasa por desapercibido”, indicó Otoniel Adorno, presidente del Sindicato de Taxis de Puerto Rico, quien aseguró que le presentó la inquietud al municipio de San Juan hace más de un año y todavía no ha recibido una respuesta.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x