Ejercicio

Archivo

Mismo sudor con diferente paga

Al igual que en otras profesiones, el deporte sufre de la disparidad salarial por género

13 de marzo de 2015 05:00 am

Por: Wilfredo R. Cubero JIménez | [email protected]

EN MEDIO de la celebración del Mes de la Mujer las buenas noticias siempre afloran, pero la realidad presenta escenarios alternos que no necesariamente son sinónimo de la festividad.

Hasta el deporte en su rama femenina ha quedado marcado, pues si bien es cierto que a través de la historia hemos disfrutado de grandes ejecutorias, gracias a las legendarias Anita Lallande (nadadora), Rebekah Colberg (disco, jabalina, tenis, sóftbol, baloncesto), Gloria Rosa (tiro con arco), Marilda Juliá (tenis) y Angelita Lind (pista y campo), por mencionar algunas, parece ser que el esfuerzo de las atletas que hoy día nos llenan de emoción ha quedado relegado, pues la remuneración económica no está en sincronía al salario de sus homólogos varones que se destacan en sus mismas disciplinas.

Voluntad de cambio, pero…

ÍNDICE conversó con ejecutivos y atletas del deporte local y, en efecto, en tiempos donde la igualdad de género es tema de grandes debates, nuestras deportistas continúan siendo marginadas a la hora de repartir sus salarios. El pulso recogido por este diario indica que aunque sí hay un deseo de llegar a la equidad salarial atlética, la solución no está en el futuro cercano.

Para la presidenta del Comité Olímpico de Puerto Rico (Copur), Sara Rosario, el problema existe dentro y fuera de las líneas del campo deportivo.

La ejecutiva señaló las diferencias y explicó que existe la necesidad de continuar el trabajo que se ha realizado hasta este momento.

“Antes de hablar de las atletas tengo que hablar del campo laboral. Siempre tratamos de hacer una diferencia con el presupuesto federativo, pero son las federaciones las que deciden a quién contratan. En el Copur buscamos la igualdad de salarios, pero tenemos que establecer políticas más amplias”, indicó Rosario.

“Nuestras atletas hacen el mismo esfuerzo que los varones, pero no reciben la misma paga. Esto ha mejorado bastante, pero siempre buscamos la igualdad. Es importante que se pueda equiparar, porque el esfuerzo es el mismo. Tenemos que seguir educando. Me gusta que la mujer se vea en igualdad de condiciones. Con las ayudas económicas del Copur no miramos el género, siempre todo es por rendimiento y por necesidad económica. No discriminamos. Aunque no se hace desde el 2012, cuando premiamos a los atletas que compiten se estipula por medallas y no por género”, enfatizó la titular.

Gigante la diferencia

El presidente de la Liga de Baloncesto Superior Femenino, Luis Gabriel Miranda, detalló la enorme disparidad que existe en los salarios de su deporte y mencionó los cambios que su organismo incorporó.

“La realidad es que nuestras mejores baloncelistas sólo devengan un 15% de lo que se ganan los varones en Puerto Rico. La diferencia es gigante y las proporciones son desiguales. Las que viven del básket tienen que jugar afuera, pero en Puerto Rico ni los coaches, ni las jugadoras pueden vivir de esto. El tope de dinero para una jugadora en esta liga es de $10,000 por torneo. Sólo llevamos un año en este puesto, pero desde el año pasado he tratado de brindarles a ellas una plataforma en mercadeo al mismo nivel que el básket masculino. Esto es un proceso y lo que estamos haciendo tiene que crecer para que los apoderados tengan espacio para poder aportar más a nuestras jugadoras”, reconoció Miranda.

Añadió que su organismo ha realizado “cambios grandes” televisando juegos de manera organizada, “pero como Liga necesitamos seguir creciendo para que los apoderados operen sus equipos como un negocio. Vamos en la dirección correcta, pero falta tiempo todavía”.

Ellas se expresan

Las mujeres atletas en la Isla no pueden vivir sólo con el sueldo devengado. Ese es el caso Yahimily Cabrera, quien pertenece a la Selección Nacional de Baloncesto.

“El tema de la paga es difícil. Es muy injusto comparado con el deporte masculino. La mujer no puede vivir del deporte. Entiendo el punto, porque los auspicios no son iguales, porque no va la misma cantidad de público a los juegos. A pesar de que es poco dinero, yo lo hago porque me gusta. Comoquiera es un dinero bueno que te lo ganas en tres meses, pero nosotras no podemos vivir de esto y tenemos que trabajar aparte. Yo me sacrifico después del trabajo y nunca llego fuera de condición a la temporada. Por lo menos, en nuestra Liga, ya se están moviendo. A veces te quieren tratar como profesional, pero no te pagan como tal”, explicó a ÍNDICE la también maestra de educación física.

Sobre las olas también se palpa un sentir similar.

La múltiple campeona de bodyboarding Luz Marie “Loly” Grande describió como una “injusticia” la situación actual de las atletas, pues “incurrimos en los mismos gastos, tenemos los mismos riesgos y hacemos exactamente lo mismo que los varones”.

La atleta Latinoamericana más destacada del circuito profesional, como la nombraron este año, dijo que “mi deporte sufre de esa injusticia y del contexto histórico por la idea de que la mujer tiene unos roles. Hemos tenido muchos avances, pero falta todavía por llegar a esa equidad. El paso a seguir es que no haya diferencia y se respete y se reconozca el sacrificio del atleta y no del género. Piensan que hacemos cosas diferentes, pero es todo igual. Ese movimiento tiene que comenzar ya”.

Pioneros de la transformación

En la Isla ya existe una disciplina que disfruta de igualdad salarial: el fondismo.

El presidente de la Comisión de Fondismo de Puerto Rico, Osvaldo Rojas, reiteró que el organismo que lidera fomenta y practica la equidad en todas las carreras que celebra, apoyados en la Ley Número 8 del 8 de enero del 2004, la que dispone en su Artículo 20 la igualdad de premiación en encuentros deportivos. Igualmente, existe la Ley Número 10 del 15 de febrero de 1996, que “garantiza la igualdad en la premiación, entre hombres y mujeres que participen en eventos deportivos competitivos organizados y/o auspiciados por entidades recreativas y deportivas que reciban fondos públicos”.

“En el fondismo es obligada la igualdad en la premiación. Tenemos una forma para que los organizadores tengan esa ley antes de cada evento y así hacemos el recordatorio. Lo bueno que tenemos en nuestro deporte es que (hombres y mujeres) están juntos corriendo y tienen las mismas posibilidades (de ganar). El fondismo le rinde a las féminas una ventaja que no le da otro deporte. Esa ley benefició el desarrollo de la mujer”, manifestó Rojas.

Ramos, medallista centroamericana y atleta olímpica, por su parte, dijo a ÍNDICE sentirse privilegiada de contar con esa equivalencia.

“Lo primero que tengo que decir es: ¡qué bueno que en mi deporte sea así! Sería bien difícil competir en un deporte en el que el sacrificio sea el mismo de un hombre y no te paguen igual. Tengo mucha suerte, porque en mi deporte es equitativo, mi salario se basa en mi ejecución. No importa la carrera, inclusive en la rama paralímpico (atletas con discapacidad) también es así. No hay discrimen, todos recibimos la misma cantidad de dinero cuando ganamos”, compartió la también entrenadora de Atletismo en la Escuela del Deporte de San Juan.

Aunque hay varios pasos dados, todavía queda mucho camino para recorrer antes de lograr la igualdad salarial, no solamente en el deporte, sino en todos los ámbitos.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x