íNHouse no usar / esteroides

Shutterstock

Inflados por la ilusión

Cada día más jóvenes boricuas preocupados por tener un cuerpo musculoso recurren a los esteroides anabólicos

02 de marzo de 2015 05:00 am

Por: Wilfredo Cubero Jiménez | [email protected]

Mientras varios ejecutivos del mundo deportivo local confirmaron que el uso de los esteroides anabólicos entre los deportistas élites del país ha disminuido, otro problema que ya ha existido por años en la Isla parece que se ha fortalecido.

Y es que las presiones de la sociedad para lucir un cuerpo tonificado y estar en forma han provocado que algunos vendedores de esteroides anabólicos hayan incrementado sus ventas.

ÍNDICE conversó con una persona que está inmersa desde hace 13 años en el mundo de los esteroides anabólicos, quien confirmó el aumento en la distribución de dichas sustancias entre jóvenes que a diario se ejercitan en diferentes puntos de la Isla levantado pesas.

La fuente, que habló bajo condición de anonimato, fue clara al explicar que los nuevos usuarios de esteroides nunca hacen el acercamiento directo para adquirir el producto y siempre es un amigo o un conocido el que les hace el contacto y los involucra en este mundo.

“Todo empieza porque la gente va al gimnasio y espera ver cambios en tres meses. Hay gente que lleva mucho tiempo y no ve los cambios que quiere y, de repente, ve a una persona que entró hace poco al gimnasio y el cambio es radical. Ahí empiezan las preguntas a sus amigos y, aunque sea un ciclo de esteroides, quieren probar”, explicó la fuente.

Cuesta verse “bien”

Quienes buscan tener un físico llamativo encuentran una opción en los esteroides anabólicos, pero requiere de mucha disciplina para mantener los resultados deseados.

“Un ciclo de cinco semanas cuesta entre $375 y $400. Luego, tienen que esperar dos semanas más para limpiarse si es que quieren inyectarse otra vez. Ahora, el éxito a largo plazo de ese ciclo depende de la alimentación. Ahí está un 60% del poder mantener el músculo. Hay que mantenerse comiendo y entrenando fuerte. También hay gente que puede gastar entre $3,000 y $4,000 en un solo ciclo de cinco semanas”, detalló.

En Puerto Rico, según la persona distribuidora, las sustancias prohibidas vienen principalmente de México y Australia.

“Siempre les advierto de los efectos secundarios y los daños que pueden causar si es que se abusan de ellos. Hay que proteger el hígado y limpiar los riñones. El problema es que la mayoría no sigue las instrucciones, y se ponen vagos y no quieren pasar trabajo, pero esto no es usar el producto y ya. Gracias a que les explico, nunca nadie me ha reclamado nada”, precisó.

Receta equivocada

El que la fuente consultada no haya tenido supuestamente ningún problema con un cliente no significa que el uso de esteroides anabólicos carezca de efectos negativos en la salud.

De inmediato, el doctor Juan Luis Jirau, quien diariamente trata a deportistas y a personas con diversas lesiones, descartó el uso de los esteroides anabólicos para cualquiera de sus pacientes.

“Prefiero no hacerlo. No los uso para mis pacientes y no los prescribo. Sí, podrían usarse en condiciones de deficiencias hormonales. En el deporte profesional no sólo son prohibidos, sino que no están indicados. La mayoría de las personas que me ha preguntado son levantadores de pesas, pero prefiero orientarlos y me trato de mantener al margen”, dijo el fisiatra.

“Algunos de los efectos negativos en los varones son los cambios testiculares, y también la insuficiencia de algunas hormonas, sobre todo cuando se usan dosis altas o sostenidas, ya que nuestro cuerpo puede disminuir la producción por retroalimentación. Por eso, cuando algún médico tuviera una necesidad urgente y extrema de usarla, se trabajan en ciclos o taper down dose”, concluyó Jirau.

Actitud preventiva

Aunque en el ámbito competitivo y profesional se ha reducido su uso, la presidenta del Comité Olímpico de Puerto Rico (Copur), Sara Rosario, recalcó que no baja la guardia y prefiere estar preparada y velar por la salud de los atletas locales.

“En el 2010 tuvimos muchos resultados adversos y después de eso ha sido diferente. La tendencia va en disminución. Creamos un programa educativo que tenemos funcionando y va muy bien. Hay un nuevo código antidopaje y, a partir de ahora, un resultado adverso sería una suspensión de cuatro años”, expresó.

Según la funcionaria, en tres pasados eventos internacionales, como Guadalajara, Londres y Veracruz, los boricuas han dado negativo a sustancias controladas.

“Me preocupan los efectos secundarios, pues algunos atletas no lo consideran importante. A veces, influyen terceras personas por recomendaciones y finalmente eso lo puede sacar de carrera. Cada atleta es responsable de sus actos”, dijo Rosario.

La ejecutiva destacó que el reglamento de las diferentes federaciones locales no provee artículo alguno para prevenir el uso de estas sustancias en los atletas locales, ni exige realizar pruebas periódicas.

“Hay algunas federaciones que hacen pruebas de algunos eventos y otros eventos internacionales que se hacen aquí, pero el alto costo de $300 por prueba imposibilita que podamos ser proactivos en estos. Invertimos mucho dinero en esas pruebas, fueron 100 pruebas en Veracruz de 330 atletas. Lo usual siempre es el 10% y siempre estamos por encima de la norma”, aseveró Rosario.

El doctor Enrique Amy, director ejecutivo de la Organización Nacional Antidopaje de Puerto Rico, por su parte, explicó que la merma de casos que existe desde Mayagüez 2010, donde la delegación boricua tuvo 11 atletas que arrojaron positivo a sustancias prohibidas, se debe al trabajo de prevención y orientación del Copur y de las autoridades deportivas involucradas.

“Aquí, en Puerto Rico, tendríamos que desarrollar un programa anual para hacer pruebas. No lo hay. La baja que hemos tenido se debe en mucho a la educación y la concienciación que hemos hecho con los atletas locales. Creamos un programa bien agresivo para eso. Ahora mismo, los atletas están mejor informados sobre qué pueden y sobre qué no pueden usar”, manifestó.

Este año los atletas locales deberán probarse en los Panamericanos de Toronto 2015, para el cual, según Amy, “seremos igual de estrictos y haremos las debidas pruebas. Unos atletas son seleccionados específicamente y otros son al azar”.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x