Cometa 67P.

La sonda espacial Rosetta acompaña al cometa 67P en su viaje al Sol. / EFE / Esa / Mps fot Osiris Team

FOTOS: Revelan secretos de un cometa

Luego de un viaje de 10 años

23 de enero de 2015 10:05 am

Por: GDA

La Agencia Espacial Europa, con ayuda de la NASA, envió a la misión Rosetta en un viaje de 10 años al cometa 67P. En noviembre pasado, depositó en su superficie el instrumento Philae, un hecho inédito que le valió el título de ser uno de los logros científicos de 2014.

Aun cuando Philae no ha funcionado del todo bien, la misión sigue siendo una hazaña de la ingeniería, especialmente considerando que los 11 instrumentos que tiene Rosetta no han parado de enviar datos. Por ello, la última edición de la revista Science publica siete papers que constituyen la mejor radiografía que se ha tenido nunca de un cometa.

Algunas sorpresas

El núcleo del 67P es uno de los elementos que han podido observar los investigadores. Compuesto por polvo, rocas y agua congelada, sería mas bien poroso y mullido. Información nueva y clave para acotar las teorías de formación de cometas.

SI TE INTERESA: El mejor avance científico del 2014 fue...

Por la rotación del cometa se sabía que este tiene un día y una noche, y se pensaba que ello podría cambiar la humedad de su superficie. "Por primera vez se pudo observar esto directamente y, al parecer, la superficie 'de día' se encuentra mucho mas deshidratada si se compara con el lado de noche", explica Patricio Rojo, profesor del departamento de Astronomía de la Universidad de Chile.

Otro hallazgo interesante es lo que pasa en el "cuello" que une dos porciones mayores del 67P. En esa zona, el proceso de sublimación del hielo a gas sería mucho mayor que en el resto del objeto. Como no se sabe por qué ocurre esto, los científicos han comenzado a preguntarse si el cometa se formó a partir de dos cuerpos más pequeños o proviene de uno solo, que "adelgazó" en esa zona.

Por otro lado, ahora también se conoce que la difusa atmósfera del cometa es mucho menos homogénea de lo que se pensaba y que sus cambios dependerían directamente de su núcleo.

Observada con telescopios, no se veían en la atmósfera grandes cambios durante determinados períodos de tiempo, explica Stephen Fuselier, coinvestigador de uno de los instrumentos de Rosetta. Y eso era lo que esperaban encontrar. "Pero fue una sorpresa cuando vimos variaciones, desde unos 200 kilómetros de distancia, y que estas eran muchas.

SI TE INTERESA: Cómo es la composición de un cometa

Pensábamos que los cometas estaban hechos mayormente de hielo de agua, pero este a veces contiene mucho más dióxido de carbono que vapor de agua", ejemplifica.

Wolfgang Gieren también recalca los hallazgos sobre los detalles encontrados en ese vapor de agua. Este tendría una proporción tres veces mayor de deuterio -la versión pesada del hidrógeno- en comparación con la que hay en la Tierra. "Con esto, se podría entender que el agua no llegó por los cometas a la Tierra, como se creía", plantea. Algo que hay que verificar.

Esto es reflejo del dinamismo de los cometas, dice Patricio Rojo, los que se podrían considerar como los cuerpos más cambiantes del Sistema Solar.

"Por lo mismo, estos resultados son solo el comienzo, y sin duda tendremos otros hallazgos interesantes en el futuro cercano".

SI TE INTERESA: Un selfie cósmico

La misión Rosetta fue lanzada en marzo de 2004 y, a fines del año pasado -una década después-, llegó a su objetivo, el cometa 67P. El 12 de noviembre depositó el módulo Philae en la superficie del cuerpo y, al mismo tiempo, comenzó a utilizar sus 11 instrumentos.

Uno de ellos es Osiris, que contiene dos cámaras capaces de tomar imágenes con una resolución de 30 centímetros por píxel o 10 veces mayor que Google Earth.

Por otro lado, los astrónomos están utilizando el espectrógrafo Virtis para estudiar el núcleo del cometa, en tanto que con Miro están midiendo las variaciones de temperatura de su superficie.

Mientras se siguen analizando los datos, los científicos esperan expectantes el próximo 13 de agosto. Ese día el cometa estará en el punto de su órbita más cercano al Sol y ahí se verán los cambios más importantes, incluyendo la eventual aparición de la cola.

La misión Rosetta debería terminar a fines de 2015, pero a mediados de año se decidirá si se extiende hasta 2016.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x