Maternidad

Thinkstock

Ojo con las experiencias ajenas

No dejes que te asusten los urban legends del embarazo

07 de septiembre de 2014 07:00 pm

Por: Karla Aimar | [email protected]

No soy fanática de los clichés, pero tengo que admitir que el embarazo es la etapa más hermosa que puede vivir una mujer y que tener un hijo te cambia la vida de la mejor manera.

Sin embargo, si estás embarazada, es posible que  ya te hayan dicho con firmeza comentarios sobre la maternidad que te asusten un poco. Esto te sucederá durante todo el embarazo, la clave está en no dejar que dañen el momento más importante de tu vida.

Recuerdo que con frecuencia me decían que aprovechara y descansara porque no iba a volver a hacerlo cuando naciera la nena. También me aseguraron que mi casa estaría limpia muy pocas veces, que mi cuerpo cambiaría por completo después de dar a luz y jamás olvidaré cuando alguien me dijo que una vez naciera mi bebé, iba a desear haber esperado un poco más.

Yo podía aceptar lo que me estaban diciendo y traumatizarme, o escuchar y después investigar. Me decidí por lo último.

Primero que nada, no pienses que no vas a volver a dormir nunca, eso es falso. ¿Que vas a dormir menos? Por supuesto que sí, sobre todo los primeros dos meses de vida del bebé. Coge las cosas con calma y acepta esto como parte del proceso. Mi hija comenzó a dormir más horas corridas durante la noche a partir del tercer mes.

Es cierto que tu vida jamás volverá a ser la misma. Conocerás una nueva definición de amor que no sabías que habitaba dentro de ti y te preocuparás por cosas que antes pasabas por alto. Tus pensamientos girarán en torno al nuevo miembro de la familia y constantemente te preguntarás si lo estás haciendo bien.

En cuanto a la casa desordenada, ¿qué te puedo decir? Si como yo, en unos meses te toca regresar al trabajo, no hay nada que hablar. La casa estará revuelta la mayor parte del tiempo y punto. Tu cuerpo necesitará descanso, así que si tomar una siesta durante el día implica eliminar horas de limpieza, que así sea. ¡No pasará nada! Es más, aprovecha la visita de tu mamá y pídele que te de la mano. La suegra también puede fregar o echar una ropita a lavar. 

¿Que si duele parir? ¡Eso dicen! A mí me dolió recuperarme de la cesárea. Lo cierto es que no importa cómo traigas a tu hijo al mundo, mamá, ni las anécdotas de dolor que te cuenten otras personas. Cada experiencia es distinta y cuando llegue el momento indicado, solo debes confiar en tu cuerpo y su capacidad de traer vida.

Así que mi consejo para ti es: escucha, investiga, aplica y descarta. Sácale muchas fotos a tu barriga ¡y disfruta la experiencia al máximo! 

About me: Mi nombre es Karla Aimar, tengo 27 años, soy hatillana y madre primeriza. Lee mi columna Habemus Baby! todos los domingos en indicepr.com y sígueme en Twitter @Karlaimar. :)

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x