manatí

Investigarán la salud de los manatíes

La contaminación es el principal enemigo de estos mamíferos

11 de agosto de 2014 06:20 pm

Por: Agencia EFE | San Juan

El Centro de Conservación de Manatíes de Puerto Rico, de la Universidad Interamericana, prepara un estudio de salud de población silvestre para determinar cuáles son las enfermedades que afectan a estos mamíferos marinos en la isla caribeña.

El director del centro y profesor de Biología Marina en esa institución educativa, Antonio Mignucci, señaló hoy a EFE que en breve se pondrá en marcha un estudio que se aplicará a 20 ejemplares de manatí que serán capturados.

"El estudio nos permitirá conocer las enfermedades que están afectando a la especie en nuestras costas", señaló Mignucci, tras apuntar que la contaminación se está convirtiendo en una grave amenaza para esta especie en peligro de extinción en la isla, en cuyas costas se calcula que viven 700 de estos mamíferos.

Dijo que la contaminación sustituye a las amenazas tradicionales a la especie que hace décadas fueron su caza y los accidentes provocados por choque con embarcaciones, problema este último todavía vigente.

Mignucci resaltó que, dentro de la contaminación, una de las principales amenazas es la toxoplasmosis que ya en 2011 le costó la vida a cuatro ejemplares de manatíes en las costas de Puerto Rico.

El estudio que se pondrá en marcha consiste en la captura de los 20 ejemplares, a los que se someterá a distintos tipos de análisis antes de ponerlos de nuevo en libertad con transmisores que permitirán conocer su ubicación.

Mignucci indicó que el plan forma parte de la labor del Centro de Conservación de Manatíes de Puerto Rico, que desde hace cerca de veinte años asesora a países de Latinoamérica con colonias de manatíes.

Aparte del citado proyecto, el centro tiene en marcha otros programas de rescate y rehabilitación, y otro de educación.

El centro puertorriqueño, en el que colaboran cerca de treinta personas, cuenta en la actualidad con tres ejemplares en recuperación, dos de los cuales serán liberados durante 2015.

El ejemplar más veterano es "Guacara", procedente de Florida, donde fue golpeado en 2008 por una lancha que le causó lesiones en el diafragma y los pulmones que impiden, dada sus gravedad, que pueda ser puesto en libertad.

Aramaná, de tres años y quien fuera rescatado en la localidad puertorriqueña de Dorado en 2011, y Yuisa, de un año, serán puestos en libertad una vez superen un proceso de adaptación en unas instalaciones de la Guardia Nacional en Punta Salinas, en el municipio de Toa Baja, en la costa norte de la isla.

Los dos ejemplares pasarán cerca de seis meses en un área acotada en la que se tratarán de adaptar a una vida en libertad a la que llegarán acompañados de unos transmisores para mantener el control de su posición.

Mignucci recordó que el Centro de Conservación de Manatíes de Puerto Rico ha liberado, desde 1994, a tres ejemplares de manatí con este protocolo que incluye seis meses de adaptación.

El centro se ha convertido en estos años en referencia internacional gracias a sus instalaciones, que incluyen un estanque de 5.800 galones para atender y criar cachorros de manatíes huérfanos.

El segundo estanque, de 16,000 galones, es para tratamiento médico de los manatíes en rehabilitación, mientras que el tercero, de 31,000 galones, se dedica al hábitat principal para los manatíes ya dados de alta y en preparación para liberarse.

En Puerto Rico, donde todos los años se varan entre diez y doce manatíes, fue prohibida su caza en 1994, por lo que la principal amenaza para la especie pasaron a ser los accidentes que sufren los manatíes, golpeados por embarcaciones de recreo en las cercanías de la costa.

Mignucci calcula que en las costas de Puerto Rico viven cerca de 700 ejemplares de manatíes, muy lejos de la cifra de 3,000 considerada ideal para que no hubiera problemas de extinción de la especie.

El manatí caribeño es un mamífero marino que habita las costas y en las desembocaduras de los ríos que de adulto puede llegar a medir un poco más de 11 pies de largo y pesar cerca de 1,100 libras.

El manatí es completamente herbívoro y su alimento principal son las hierbas marinas y plantas acuáticas que crecen cerca de la costa en áreas llanas o en la desembocadura del río. 

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x