Anna Paquin

Archivo

Anna Paquin y su paso por “True Blood"

La actriz habla del inesperado final

02 de julio de 2014 10:21 am

Por: GDA

Tras la audición pensó que el papel de Sookie Stackhouse no era para ella. Pero hace tiempo que Anna Paquin demostró que era algo más que una niña asustada que recibió un Oscar por su trabajo en "El piano".

Con los años y tras coquetear con el cine independiente y el género del terror, ella consiguió afianzar su carrera y ahora pasar a la historia con su papel de Sookie Stackhouse en la serie True Blood, una receta de vampiros, sensualidad y horror, que se despide tras siete temporadas al aire, exhibiéndose por HBO.

En su ciclo de despedida Stackhouse tendrá que lidiar con un grupo de vampiros contagiados con hepatitis y a la vez tendrá que decidirse por el amor de Alcide o los fuertes sentimientos que aún la atan a Bill Compton, interpretado por Stephen Moyer, quien es su esposo en la vida real.

Anna Paquin habla de su experiencia en esta producción, las dudas que sintió al principio y la cercana y a veces extraña relación con los fanáticos.

Usted ha trabajado desde el 2007 en esta serie, que se ha convertido en un objeto de culto para millones de televidentes. ¿Siente que este papel estaba hecho a su medida?

Sinceramente, si me pongo a hacer memoria, recuerdo mucho, la vez en que hice las audiciones para este personaje, que algunos amigos y hasta mi agente pensaban que yo no iba a obtener este papel.

¿Por qué?

En verdad, no pensé que iba a suceder, porque Sookie demandaba ciertos rasgos de personalidad que en la historia, en el guión, no reflejan necesariamente el modo de ser que tengo. Pero de eso se trata actuar: de desdoblarse y poder emitir emociones distintas de como uno es, y seguramente eso vieron los creadores de la serie. Y aquí estoy.

Y seguramente esta serie ha cambiado su vida, pues fue donde conoció a su esposo, Stephen Moyer?

Definitivamente, y eso obviamente ayudó mucho a que la química dentro y fuera de la cámara haya sido siempre tan fuerte (risas). En verdad, cuando existe esa química, no hay director ni cámaras que puedan quejarse de que algunas escenas no puedan salir mejor.

A la vez leímos los libros en los que está basada la serie y sabíamos en lo que nos estábamos metiendo. Ha sido una gran experiencia de vida tener a Steve como mi compañero de trabajo, como mi mejor amigo y como el padre de mis hijos.

¿Por qué cree que la gente se identificó tanto con su personaje?

Pienso que el hecho de que no sea una actriz que parezca una modelo superalta y perfecta en todo sentido hace que la gente se sienta más identificada conmigo como Sookie, y eso es esencial.

La gente a veces se puede cansar de ver a personas perfectas interpretando personajes que, a fin de cuentas, pueden distraer la misma historia, y en ese sentido me siento como la chica común y corriente.

Al interpretar a Sookie, siempre espero que la teleaudiencia, de una u otra forma, se vea a sí misma como si fuera también este personaje.

Y está también el tema del amor...

Sí, sobre todo el hecho de poder soñar con que el poder del amor logre que un vampiro de 183 años de edad pueda tener sentimientos por alguien más, como sucede en la serie.

¿Qué factores nuevos vienen en esta despedida de la serie?

Si hay algo que ha caracterizado a esta serie es el factor sorpresa. Con toda seriedad puedo decir que no ha habido escenas en las que no suceda algo que sea extraño o en las que yo me ponga a pensar que no pueda creer que haya tenido que grabar.

Al leer los libretos nunca hubo un momento en el que yo dijera: "Ya veía que esto iba a venir", y esa es otra gran causa de que la gente haya querido seguir cada episodio hasta ahora, y con eso estoy segura de que esta última temporada va a traer igual número de sorpresas, que van a satisfacer o a desilusionar por igual a quienes hayan seguido la serie.

A propósito, ¿cómo ha sido la conexión que ha tenido en general con los seguidores de la serie?

Es interesante ver las diferentes clases de gente que se pueden encontrar cuando se refieren a fanáticos de una serie, porque la historia se presta a que haya un tipo de seguidores que son los que comúnmente se hallan en una convención de cómics, así como hay otro grupo más conservador pero igualmente fervoroso por la historia.

¿Que ha sido lo más raro de esa relación con los fanáticos?

Hay seguidores que me piden que les dé un mordisco en el cuello o les firme mi autógrafo con tinta roja en el cuerpo, cosas raras, pero que se vuelven normales con el tiempo. Igualmente, es estimulante ver cómo hay gente tan apasionada que, por ejemplo, espera toda una noche cerca de un escenario para poder tener un segundo en que nos pueda ver y nos hace sentir como si fuéramos los Beatles. Es una sensación fantástica.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x