20130429_MAGACIN_MADRES_HIJOS_SPV_51

¿Qué quieres que tu hijo herede de ti? \"Que tenga sus propios sueños y que trabaje por ellos. En el camino a realizar sus metas, que tenga paciencia y consideración. Además, que recuerde que hay que ser flexible para poder enfrentar cualquier evento positivo o negativo que la vida le presente\". / Sebastián Pérez

10 hábitos clave para el cerebro de toda madre

Las tareas de las madres requieren mucha paciencia

09 de mayo de 2014 10:00 pm

Por: lvaro Fernández Ibáñez/EFE

Ser madre no es tarea fácil en pleno siglo XXI. Como bien saben sus familias y ellas mismas, deberíamos reconocer cada día del año como el Día de la Madre. Compaginar responsabilidades familiares y profesionales con el tiempo necesario para el auto-desarrollo personal requiere paciencia, destrezas, y un cerebro y una mente en plena forma. Repasemos algunas claves, basadas en la ciencia moderna del cerebro, para que cada madre pueda llevar a cabo mejor --si cabe-su difícil y apasionante tarea.

He aquí diez consejos para ejercitar nuestro cerebro y preparar nuestra mente:

1.  La próxima vez que te veas en el espejo, saluda a tu cerebro, apreciando la belleza e importancia de esos millardos de neuronas y sinapsis en constante actividad.

2.  Cuida tu dieta. Sabías que el cerebro constituye sólo el 2% del peso total del cuerpo, pero representa el 20% del consumo de oxígeno y el 25% del consumo de glucosa? No es necesario consumir suplementos nutricionales, pero si es importante evitar la comida procesada y azucarada.

3.  El ejercicio físico estimula la creación de nuevas neuronas a cualquier edad, así que saca al menos dos horas semanales para entrenar tu cuerpo. Quizá puedas practicar senderismo o ciclismo con tu familia los fines de semana, o ir al gimnasio durante la hora de comer entre semana.

4.  El estrés crónico es lo opuesto al ejercicio - imposibilita el crecimiento de nuevas neuronas, y puede acelerar la muerte de las existentes. Cultiva el pensamiento positivo. Mira hacia el futuro con confianza. Aprecia lo bonito de traer nueva vida a este mundo, y de verla crecer cada día.

5.  Entrena tu mente para fortalecer su capacidad de regular el estrés y las emociones. Técnicas milenarias como la meditación y otras más modernas como la biorretroalimentación son tan importantes como el respirar para poder compaginar, con perspectiva e ilusión, todas las tareas a las que se enfrenta una madre en nuestra sociedad.

6.  Acepta los retos como si de un deporte se tratara. Sin temor, sin demasiada auto-crítica. Tenemos el cerebro que tenemos precisamente para poder aprender y adaptarnos a nuevas realidades, no para hacer el rompecabezas número un millón. La vida nos proporciona cada día el mejor ejercicio mental, si lo aprovechamos bien.

7.  Fomenta una cultura en el hogar de aprendizaje continuo, mucho más allá de la educación formal. Ten altas expectativas para cada integrante de la familia. Esta disposición es lo más importante para no caer en la rutina ni en la depresión, y poder por ejemplo encontrar el mejor modo y momento de reinsertarse en el mercado laboral o cambiar de carrera profesional.

8.  No subcontrates tu cerebro. No prestes demasiada atención a los vecinos o a lo que ve en la televisión o lee en los periódicos a la hora de tomar tus propias decisiones sobre lo que es mejor para ti y tu familia. Aprende de tus errores. Así es como entrenas tu cerebro, no el del vecino.

9.  Cultiva amistades interesantes y con sentido. Necesitamos el contacto auténtico con otras personas. Ver televisión es la única actividad lúdica asociada a un mayor declive cognitivo: minimicemos su uso, y dediquemos más tiempo a clubes de lectura y de deporte, a actividades de voluntariado, involucrando nuestras familias en la medida de lo posible.

10. Ríe, ríe mucho. Mejor incluso, aprende a cómo hacer reír a toda tu familia. Si este pensamiento te estresa demasiado, vuelve a leer este artículo desde el comienzo.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x