Narcisista

Thinkstock

Riesgos de formar pareja con un narcisista

Experto advierte que suelen entablar relaciones “parasitarias”. Aprende a [email protected]

01 de septiembre de 2013 02:12 pm

Por: El Mercurio | GDA

No hablamos de quienes tienen el trastorno severo de personalidad, sino de aquellas personas que actúan con marcados rasgos narcisistas. Es decir, los que están enamorados de ellos mismos… siempre. Esa es su principal y mortífera característica.

“Para reconocerlos solo te tienes que fijar en que son los que hablan siempre desde su grandiosidad y se sienten superiores al resto”, señala Perla Ben-Dov, directora de la Escuela de postgrado e Investigación de la Facultad de Psicología de la Universidad del Desarrollo. 

Precisa que hay diferentes niveles de narcisismo. Lo normal, cuenta, es tener un buen nivel de amor propio, sentirse seguro, pero lo nocivo es sentirse grandioso, único, superior. 

“Hay que poner ojo a los que son tan arrogantes que cuando no los admiras, aplaudes ni encuentras que todo lo que hacen está bien, entran en descalificaciones mostrando un estilo muy poco empático”, advierte.

Lo peor es que a esas personas, añade, les cuesta amar porque son demasiado utilitarias con el resto, ya que lo único que les interesaría es lograr la admiración y la permanente auto gratificación. “Funcionan en polos, te idealizan o descalifican y te convierten en una basura”. 

Además, declara Ben-Dov, que este estilo narcisista es más frecuente en hombres. Suelen ser muy envidiosos y fácilmente ven en los otros los aspectos que ellos no poseen. Y, como si fuera poco, tienen también dificultades para reconocer sus errores. 

“Les cuesta muchísimo recibir críticas y cada vez que les muestras algo que no funciona bien, lo viven como herida al amor propio o lo que se llama herida narcisista, un quiebre al amor propio. Es que son muy inseguros de sí mismos”, afirma la docente. 

En ese sentido, la especialista explica que esa forma de mostrarse es tan solo una fachada, porque si uno escarba un poco, aparece una persona con una imagen muy disminuida de sí misma.

“Esa apariencia de ser fantásticos y súper seguro son defensas que tratan de compensar ese vacío que sienten respecto a sus capacidades”, asegura. 

Los peligros para uno

Domingo Izquierdo, profesor de psicopatología de la UDP,  apunta que los riesgos de formar pareja con una persona con estos rasgos son los daños que provocan por el tipo de relación que forman, que define como parasitarias. 

“Quienes forman pareja con alguien narciso salen con mucho dolor y son relaciones de las que cuesta zafarse, quedan muy inseguros de sí mismos y se vuelven demasiado servil. Por eso habría que ser precavido cuando estamos con alguien que presenta rasgos narcisistas”, aconseja. 

Aparte comenta que la persona con quien se relacionan, para evitar conflictos y mantener la relación se inmolan e invisibilizan con las sucesivas consecuencias negativas que conlleva anularse. Esto es, adiós autoestima, necesidades, satisfacción y ni hablar del goce.

El profesor cuenta también que pueden llegar a ser violentos y estallar, al menor problema, con grandes ataques de furia. 

Es frecuente, según Perla Ben-Dov que se junte un narciso con una persona que tiene rasgos depresivos. “Como el narcisismo es más frecuente en los hombres, las mujeres son las depresivas, entonces ella viven adulándolos pero cuando dejan de hacerlo la relación se termina y ellas lo pasan pésimo, les cuesta salir”, dice. 

Cómo identificarlos

Aunque no hay que olvidar que el narcisismo es un rasgo de la personalidad que varía de persona en persona. Los dañinos sólo son quienes actúan en forma demasiado autorreferente y no se preocupan para nada de las necesidades de su pareja. 

De acuerdo a los especialistas universitarios, un aspecto que suele pasar por alta la grandilocuencia de los narcisos, es que estos galanes creen que son físicamente más atractivos e inteligentes que casi todo el mundo. 

Aquí, algunas señales para reconocerlos:

1. Reorientan la conversación hacia ellos. 

2. Se jactan de sus logros aunque no siempre son reales. Sus familias son “perfectas”. 

3. Hablan siempre en todo grandilocuente aludiendo más bien a fantasías y mitos sobre lo que hacen. 

4. Cuando conversan usan un tono de voz alto y hacen movimientos de manos exagerados y muestran un total desinterés cuando otros hablan.

5. Cuando se deja de adularlos caen en reacciones catastrofistas. 

6. Eligen a parejas que puedan ser serviles con ellos, que se pongan al servicio de su gratificación narcisista. 

7. Convencen al otro que es total y absolutamente dependiente de él. 

8. No reconocen necesidades del otro como importantes. 

9. Suelen ser promiscuos, es una estrategia clave que permite a los narcisistas mantener el control. Están siempre en busca de un mejor trato. 

10. Hombres narcisistas tienden a atraer a las mujeres que anhelan el drama.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x