Quantum dots

La maravilla de los quantum dots

Son nanopartículas antárticas que podrían servir en la medicina y para producir energía solar

06 de marzo de 2013 07:03 pm

Por: Manuel Fuentes/EFE | Isla Decepción, Antártida

Las microbacterias antárticas capaces de sintetizar unas nanopartículas llamadas "quantum dots" o puntos cuánticos podrían ayudar a generar energía solar y también usarse en biomedicina, según el proyecto que estos días desarrolla en terreno un grupo de científicos chilenos.

La investigación, a cargo del Laboratorio de Microbiología y Nanotecnología de la Universidad Andrés Bello, está identificando microorganismos que viven en condiciones extremas, como la exposición a la luz ultravioleta y las condiciones de frío y calor intensos que se da en isla Decepción, en el archipiélago antártico de las Shetland del Sur.

"Nosotros sabemos, por el trabajo en laboratorio, que esos microorganismos son muy resistentes a los metales y que pueden sintetizar unas nanopartículas llamadas quantum dots", explica a Efe Juan Pablo Monrás, un joven bioquímico de 26 años que estos días participa en la 49ª Expedición Antártica Chilena.

Monrás, que está realizando un doctorado en Microbiología, cuenta que estas nanopartículas ya se fabrican químicamente desde hace más de diez años, pero el reto ahora es sintetizarlas de forma natural.

La naturaleza fluorescente de estas pequeñas porciones de materia puede ser útil para su aplicación en biomedicina, con el fin de detectar células cancerígenas, aunque todavía no existen registros de que se hayan empleado con pacientes.

Además, como son semiconductoras, pueden usarse para fabricar paneles solares de nueva generación, que son más eficientes, y nanocircuitos, para los chips de los computadores.

"Sintetizar los puntos cuánticos químicamente es muy complicado y tiene un costo muy alto, porque se necesitan cámaras sin oxígeno y se usan solventes y otros compuestos altamente tóxicos", señala Monrás.

Pero además de que los "quantum dots" obtenidos en laboratorio son muy caros (un gramo cuesta $5,000), no se pueden emplear con fines medicinales en seres humanos, porque contienen aleaciones de metales pesados, como el cadmio.

Sintetizar de forma natural los que se encuentran en los microorganismos antárticos resolvería estos problemas e incluso abriría la puerta a otras aplicaciones que hoy día aún se desconocen.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x