Antártica

Archivo

Un laboratorio natural para la investigación aplicada

Varios científicos se embarcan en una expedición hacia la Antártica para estudiar su diversidad de ecosistemas

25 de febrero de 2013 06:55 am

Por: EFE/Manuel Fuentes | Isla Decepción

Fiordos, canales, glaciares. La Antártica es un gigantesco laboratorio natural que reúne unas condiciones excepcionales para el desarrollo de la investigación básica, pero también de las ciencias aplicadas.

Silvia Murcia, una investigadora española que empezó estudiando biología marina y después se especializó en ecología de agua dulce en la Universidad de Montana (Estados Unidos) dice que es un privilegio poder trabajar sobre el terreno en este lugar.

"Aquí hay una diversidad de ecosistemas apasionante para una bióloga", explica la doctora Murcia, quien reside en Chile desde hace cuatro años y actualmente dirige el programa de magíster de la Universidad de Magallanes, en el extremo austral del país.

Murcia y su equipo navegan estos días por el archipiélago de las Shetland del Sur a bordo de un buque de la Armada que presta servicio al Instituto Antártico Chileno (INACH) para realizar una nueva edición de la Expedición Antártica, que comenzó en 1947.

Apoyado por Jaime Ojeda, un joven buzo que no teme zambullirse en las gélidas aguas antárticas a las seis de la mañana, el equipo de científicos de la Universidad de Magallanes extrae las algas del fondo marino para después, en un rudimentario laboratorio montado a bordo del "Aquiles", analizar su eficiencia fotosintética.

"Trabajamos desde las seis de la mañana hasta las once de la noche, resulta agotador, pero es una suerte estar aquí, hay mucho por estudiar", comenta la doctora Murcia.

Canales, islotes, archipiélagos, glaciares, desembocaduras de ríos, zonas expuestas al fuerte oleaje del mar de Drake y otras muy protegidas gracias a los fiordos. La heterogeneidad ambiental en que viven las especies antárticas es extraordinariamente diversa.

"Entender estos organismos básicos, que son fundamentales en la cadena trófica, es decisivo para la conservación de los ecosistemas".

La ciencia aplicada, orientada a usos específicos en la industria, la medicina o el desarrollo tecnológico, no sería posible sin la investigación básica, explicó la doctora Murcia.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x