El restaurante, situado a pasos del pueblo, ofrece días y noches de pura música y gastronomía.

FACEBOOK

Un espacio gourmet y familiar en Trujillo Alto

En el lugar, adyacente a la Plaza del Mercado, confecciona una variedad de platos inspirados en 22 años de experiencia culinaria

18 de agosto de 2016 07:00 am

Por: Coral N. Negrón Almodóvar / Para ÍNDICE HORIZ | [email protected]

Es martes y el reloj marca las tres de la tarde.

El chef Julio Robles Rivera finaliza otra jornada laboral de diez horas, pero en su rostro no hay seña de desaliento.

El afán por dar a conocer su novedad lo impide. Hace un mes inauguró el restaurante El Chef: La Bohemia.

En el espacio, adyacente a la Plaza del Mercado de Trujillo Alto, confecciona una variedad de platos inspirados en veintidós años de experiencia culinaria.

“Es un menú intenso e interesante”, describe con euforia y en sincronía muestra las especialidades del menú.

Se lee “risotto con ingredientes frescos, mofongos rellenos, diversidad de carnes, quesos, mariscos, pescado”, entre otras elaboraciones que incluyen productos e ingredientes locales e internacionales.

También hay pluralidad de vinos, cervezas artesanales y sangría.

“Esto es ‘gourmet’ y familiar”, dice con certeza.

En el negocio están su hija y su esposa, quienes lo ven desde la barra y le sonríen.

Ampliar

Suministrada

Ellas son parte del grupo de doce empleados del nuevo punto gastronómico donde las puertas abren los siete días de la semana. Los lunes y martes en horario diurno y de miércoles a domingo en horario diurno y nocturno.

A Robles Rivera no le pareció una idea trillada abrir un restaurante de día y de noche en el casco del pueblo. Confiaba en que había demanda para la oferta y no se equivocó. Cuenta que “no cabe la gente” cuando semanalmente hace noches de bohemia y kareoke.

Otro atractivo de El Chef: La Bohemia es que exhibe antigüedades que narran la historia trujillana.

Hay desde esculturas del Puente de Hierro hasta cuadros de su construcción. Con esto, los clientes se han motivado a regalar parte de sus reliquias; han donado una caja de lustrar zapatos, un teléfono antiguo y pinturas.

“Estar aquí es como rememorar y redescubrir porque me apasiona tanto la cocina”, manifestó con orgullo el egresado del programa de artes culinarias del Sistema Universitario Ana G. Méndez.

Antes de despedirse agradeció a “ex jefes” la donación de gran parte de los utensilios culinarios.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x