Ricardo Ju y Diana

Ricardo Ju y su esposa Diana cuidan voluntariamente los nidos en la zona. / Para ÍNDICE HORIZONTE / Alvin J. Báez

Reclaman su espacio

A gusto los tinglares en la zona este

25 de junio de 2015 05:00 am

Por: Brenda A. Vázquez Colón | [email protected]

LUQUILLO- El número de los tinglares que anualmente se acercan a la costa este de la Isla durante la época de desove, ha ido en aumento comparativamente con el año pasado.

La buena noticia fue confirmada por Diana de Ju, vicepresidenta de la Coalición Pro Corredor Ecológico del Noreste (CEN), quien junto a un equipo de voluntarios, los Tortugueros del CEN, patrulla los nidos de tinglares ubicados en las playas de Fajardo y Luquillo.

“En el 2014 se encontraron 400 huevos durante la temporada de anidaje. Este año ya hemos registrado 300, pero todavía faltan varios meses”, indicó la vicepresidenta.

“Ha habido un gran aumento. La temporada es de marzo a agosto, pero en esta ocasión vamos a extender el tiempo hasta septiembre”.

Los nidos aparecen uno de tras de otro y aunque no todos los huevos llegan a un final feliz, muchos sobreviven gracias al trabajo de los Tortugueros del CEN, quienes marcan, vigilan y protegen los nidos de lunes a jueves desde las 7:00 a.m. hasta que terminen el último hallazgo.

“Las tortugas se habían alejado un poco de esta zona, pero ahora están regresando y recobrando su espacio. Estamos encontrando muchos nidos en la playa de Sandy Hills y en el área de La Muralla, pero sobretodo en La Pared en Luquillo”, aseguró Diana en entrevista con ÍNDICE HORIZONTE durante un recorrido por las áreas marcadas en las playas de la Capital del Sol.

El plan está funcionando

Los pasados años, los voluntarios del CEN se han dedicado a orientar a los visitantes de las playas de la zona este, quienes están colaborando con el desarrollo de esta especie marina que al parecer se siente a gusto en este sector.

“Llegan muchos turistas, preguntan qué son las marcas y los orientamos. La gente ahora tiene mucha más conciencia y nos ayuda. Nosotros revisamos las camadas y cuidamos los huevos. Cuando las tortugas salen del cascarón las liberamos y anualmente hacemos un reporte sobre el número de nidos y las tortugas que sobreviven”, detalló, por su parte, Ricardo Ju, integrante del grupo voluntario.

Sin embargo, todavía existen inconvenientes para la procreación y desarrollo de esta tortuga, por lo que se busca la creación de nuevas medidas y alianzas que mitiguen los peligros existentes que amenazan la vida de los tinglares.

“Hay que proteger los ríos y los arrecifes. También hay que trabajar con el problema de los perros realengos que se comen los huevos del tinglar, además de la contaminación lumínica que desubica a las tortugas bebés y se van mar afuera”, sentenció Diana.

Presiona aquí para visitar la portada de Horizonte.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x