¡No te dejes caer, mamá!

Karla Aimar

Habemus Baby: Karla Aimar

17 de julio de 2016 08:00 pm

[email protected]

La maternidad es sin duda la labor más difícil y la más hermosa, y si lo hacemos bien y de corazón, también será la más gratificante

Mamá preocupada

Shutterstock

No es fácil, lo sé. Dímelo a mí, que soy madre de una niña de dos años y un bebé de cuatro meses, y además tengo negocio propio.

Siempre he tratado de ser bien optimista pues peco de sentirme mal si en algún momento me quejo porque me agota cuidar de mis hijos. Es como si yo misma me galardonara con el premio de La Peor Madre. ¿Y saben qué? Ya no más. ¿Tú también pecas de lo mismo? ¡Pues ya no más!

Con la mejor intención y el amor más grande del mundo, hace cuatro meses decidí cambiar la oficina por la casa y trabajar sin abandonar a mi bebé un solo segundo. Sabía que a mi hija mayor pronto se le acabarían las clases del preescolar y eventualmente el campamento de verano, pero pensé que podría con todo. Sí, porque también peco de creerme la Mujer Maravilla.

Además de querer ser la supermamá, también batallo diariamente con querer ser la súpercomerciante y esta combinación es física y emocionalmente agotadora. Repetidas veces he tenido a los dos chicos llorando simultáneamente mientras mi teléfono suena con la llamada de algún cliente (por dar tan solo un ejemplo mínimo de las situaciones que he tenido que enfrentar trabajando desde el hogar).

Ampliar

Shutterstock

Muchas veces me he mirado al espejo y me he preguntado quién es esa loca despeinada que me mira de vuelta. Resulta que soy yo, con mis yoga pants puestos como si en algún momento del día fuera a hacer una asana (cosa que nunca sucede). Mil veces me he sentido fea, abandonada, gorda y todas las cosas que muchas mamás sentimos cuando nos sumergimos en la maternidad, internadas en el hogar.

Ampliar

Shutterstock

Entonces, hoy lloré. Lloré porque hace cuatro meses no salgo a una reunión de negocios ni me visto ni me arreglo como lo hacía antes. Lloré porque tenía tantas cosas que hacer, problemas por resolver, reportes, campañas… y me cegué.

Me desahogué con mi esposo y luego me sentí mal porque lo había cargado con mi estrés y él andaba lejos. Él, mandado a hacer perfecto para mí, se ocupó de llamar a mi mamá y le pidió de favor que fuera a casa a darme una mano. Tan pronto la vi en la puerta con mi hermana, con comida y una sonrisa, me emocioné mucho y volví a llorar.

Ampliar

Shutterstock

Llegaron para ayudarme. De momento hubo un silencio en la casa y pude trabajar en paz, concentrada, pude hablar con colegas y clientes por teléfono como si nada, completé campañas, contenido, comí bien…  ¡y me bañé con una calma! Ahhh…

Mi mamá me abrazó, me echó la bendición y oró por mí para que pudiera encontrar paz. También me dijo las dos cosas que toda mamá espera oír: #1. Que estaba atravesando una situación completamente normal y pronto volvería a ser como antes. #2. Que sacara cita en el salón de belleza y le avisara para venir a cuidarme a los nenes.

Recobré fuerzas y pude pensar mejor, pude organizarme, pude ver que realmente la tormenta no era tan fuerte ni tan fea. Solo que no me había desahogado con nadie hasta hoy y ya andaba cargada, con los pensamientos nublados.

Ampliar

Shutterstock

Me levanté y agradecí a Dios por las personas tan hermosas que ha puesto en mi vida. Le di gracias porque nunca me ha soltado y siempre me hace más fuerte y sabia. Hoy aprendí mucho, porque de vez en cuando es necesario tocar fondo. Sí, porque una vez llegas a lo más profundo, la única opción que tienes es subir.

¡No te dejes caer, mamá! No te entregues tanto que te abandones a ti misma. La maternidad es sin duda la labor más difícil y la más hermosa, y si lo hacemos bien y de corazón, también será la más gratificante.

Sin embargo, seguimos siendo personas, mujeres, profesionales, amigas, esposas… Merecemos darnos cariño y complacernos de vez en cuando. ¡No te presiones, no te castigues y suelta un poco la carga! ¡Todo estará bien!

We can do this!

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x