Las pruebas del bote se realizan en el Lago Cerillos, en Ponce.

Las pruebas del bote se realizan en el Lago Cerillos, en Ponce. / SUMINISTRADAS

A Ohio bote solar del RUM

Estudiantes buscan validar el concepto de hydrofoil

06 de noviembre de 2014 05:00 am

Por: Cynthia I. Torres | [email protected]

MAYAGÜEZ- La búsqueda de un proyecto de aplicación de ingeniería que beneficiara a los estudiantes del Recinto Universitario de Mayagüez (RUM), provocó que los profesores Eric Aponte y Guillermo Serrano decidieran crear un bote solar con la capacidad de participar en el Solar Splash Competition.

En el evento, que se llevará a cabo en Dayton, Ohio del 10 al 14 de junio de 2015, participarán unos 27 estudiantes, quienes por espacio de un año han trabajado en el diseño, fabricación y etapa de prueba del bote.

“Diferentes universidades compiten, llevando cada una su bote solar. La competencia consiste de tres carreras principales, una es una carrera de velocidad, que es una línea recta de 300 metros, otra de maniobrabilidad y una de resistencia y eficiencia”, informó el profesor Aponte, quien ofrece cursos en el Departamento de Ingeniería Eléctrica.

Como parte del objetivo del proyecto, el grupo ha visitado diferentes universidades y eventos llevando el mensaje del uso de la energía renovable.

“Nosotros estamos introduciendo un concepto que, apesar de que ya se probó una vez en la competencia, estamos bregando con el concepto de hydrofoil, tecnología equivalente a unas alas de avión. Pero en este caso van a estar sumergidas debajo del agua y van a hacer el mismo efecto de las alas de avión, que es levantar el bote, tratar de sacarlo (del agua)”, explicó.

Los mayores retos que han encontrado en el proceso están ligados a la validación total del concepto de hydrofoil y a la manufactura de las piezas del bote, que mide 14 pies de largo y 3 pies de ancho.

Trabajo en equipo

Los estudiantes que pertenecen a diferentes especialidades de Ingeniería del RUM, comenzaron la idea con un pedazo de foam que terminó siendo el modelo del producto final y los avances que han experimentado les dan diferentes satisfacciones.

La experiencia que más le ha gustado a Alexander Santos, integrante de la subdivisión de instrumentación, es cuando tiene la oportunidad de presentar el bote a otras personas, ya que le brinda motivación.

“Creo que la experiencia más grande fue la última prueba, tener el privilegio de conducir el bote y ver que parte de él salió del agua”, dijo Rerin Sosa, de la subdivisión de mecánica.

Mientras, José C. Rivera, expresó que “uno adquiere la experiencia física, probar su diseño y poder validar sus propuestas”.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x