Vivienda Pública de  Ponce

Archivo

Le temen al cambio en la renta

Líderes de residenciales alegan falta de orientación

02 de octubre de 2014 10:27 am

Por: Belinda Z. Burgos González | [email protected]

PONCE- Sorprendidos. Así se mostraron los residentes de Vivienda Pública de  Ponce, quienes en medio de la crisis económica que atraviesa el país recibirán un impuesto que aumentará la renta a partir del próximo 1 de noviembre.

La confusión surgió luego de que el Departamento de Vivienda Federal anunciara la implementación del Flat Rent o renta fija  que afectará de forma escalonada a  familias que vivan en residenciales y devenguen un sueldo.

No obstante,   estas familias  no tienen claro los beneficios que tienen al acogerse al aumento o tope de su renta, o de pagarla según sus ingresos, pues son las dos opciones que tendrán una vez entre en vigor el cargo, explicó Damaris Pérez Martínez, presidenta de la Junta de Residentes del residencial Arístides Chavier de Ponce.

La situación, a su juicio, provocará que siete, -incluyendo envejecientes- de las 480 familias que viven en el residencial ponceño, se vean afectadas. Además, aseguró que a corto plazo las familias se quedarán sin hogar al no poder asumir los costos que apenas le dan para sobrevivir.

“Se afectarán aquellos que trabajen, porque las demás familias no trabajan. En nuestro residencial se afectan solamente siete familias. Esto va a obligar a estas personas que están trabajando. ¿Porqué en este momento donde el país pasa por una crisis económica?”, se preguntó, quien  se enteró hace apenas dos semanas de la imposición del nuevo cargo.

“Ellos dirán entonces que no trabajarán porque les quitarán el PAN,  no cualificarán para la Reforma (de Salud del Gobierno). Estamos tratando de salir adelante y el sistema no nos deja. Preferirán irse al mantengo. Lo que no tenemos claro es qué beneficiará el que nos acojamos a pagar por sueldos o a base del cargo la renta fija”, subrayó.

Sarai Bernard Ruiz, vicepresidenta de la Coalición de Residentes de Vivienda Pública de la Isla, por su parte, señaló que fue una desagradable sorpresa para los residentes a su vez que denunció que están faltos de información.

“Fue una mala sorpresa porque por lo menos yo me enteré esta semana. A mí nadie me había dicho nada, ni ha llegado ningún papel. A los 333 residenciales de Puerto Rico no le han dicho nada”, afirmó.

Asimismo, José M. Laspina Acosta, del residencial Pedro J. Rosaly de Ponce, concordó con que el nuevo impuesto provocará las salidas de muchas familias necesitadas de Vivienda Pública.

“Esto nos tomó por sorpresa. Es un momento de crisis donde se supone que todo baje. Nos están haciendo la vida más imposible a la clase media y a los pobres ni se diga. Eso es para sacar las familias de los residenciales”, apuntó.

Es una opción voluntaria

El jefe de la Administración de Vivienda Pública, Gabriel López Arrieta, aseguró  que el Flat Rent que se impondrá a los residenciales se trata de una nueva opción que tendrán las familias que paguen la renta a base de sus ingresos.

López Arrieta explicó que se trata de una opción que le permitirá a unas 1,800 o 2,00 familias  decidir si pagan su renta a base del 35% de sus salarios o si deciden pagarla por renta fija.

“Es una opción voluntaria.   Tendrán la oportunidad de escoger  la opción que crea mejor y que no afecte al residente porque cobre más, tenga mejores ingresos o porque su entorno familiar comience a trabajar”, señaló.

Aclaró que es una renta, no es un impuesto y representaría un 5% adicional al 30% del ingreso base (de donde se fija la renta). “Esto cambia según la región. Esto será caso a caso”, subrayó.

El administrador sostuvo que se reunió con la alcaldesa de Ponce y que durante el mes de octubre estarán dando capacitación a residenciales del área sur.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x