cementerio de trenes

Los turistas se sienten atraídos por el insólito cementerio de herrumbre convertido en una estación fantasma. / EFE

Cementerio de trenes: historias que silban entre la chatarra

En este lugar hay máquinas que no llegarán a destino, vagones que ya no cuentan historias, y esqueletos de locomotoras retorcidas por el tiempo

07 de noviembre de 2019 05:54 pm

Por: EFE

Trenes sin estación, miles de relatos guardados entre la chatarra, tesoros de la historia se almacenan en el cementerio de trenes de Uyuni, la primera localidad boliviana que albergó el ferrocarril en el último aliento del siglo XX. Hoy en día se ha convertido en un atractivo turístico junto al salar.

Aunque parezca mentira, en este escenario se inauguró la primera línea de ferrocarril de Bolivia, que comunicó la localidad de Uyuni con Antofagasta. Allí paró el primer tren el 20 de noviembre de 1890.

Ahora, allí yacen trenes horadados y famélicos que solo silban cuando el fuerte viento del lugar se cuela entre los agujeros de la chatarra.

"Así es la vida", ó "Aquí yace el progreso", son algunas de las frases pintadas que se pueden leer entre los amasijos metálicos. Acertados mensajes para este camposanto del ferrocarril.

Los turistas se sienten atraídos por el insólito cementerio de herrumbre convertido en una estación fantasma a más de 9,800 pies de altura situada en Uyuni, ciudad del sudoeste de Bolivia perteneciente al departamento de Potosí.

Máquinas que no llegarán a destino, vagones que ya no cuentan historias, esqueletos de locomotoras y ruedas retorcidas por el tiempo, yacen esparcidos en aquellos gélidos suelos del altiplano, en medio del olvido.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x