vehículo sumergido

El vehículo no fue abandonado. Más bien, pertenecía a Janet Farris, una mujer de Mill Bay de 69 años que desapareció en 1992. / Royal Canadian Mounted Police

Un niño resolvió la desaparición de una mujer ocurrida hace 27 años

El pequeño llamado Max le dio a la Policía la pista para resolver el caso

09 de septiembre de 2019 11:25 am

Por: INDICEPR

Un pequeño llamado Max Werenka, de 13 años, no pretendía resolver la desaparición de una mujer en una isla de Vancouver cuando se embarcó hace unos días en el lago Griffin, en British Columbia, Canadá. 

Sin embargo, Max vio un vehículo sumergido con la ayuda de su cámara GoPro a solo 10 pies de la orilla. Con este hallazgo, Max desempeñó un papel clave en la entrega de respuestas a la familia de la mujer desaparecida.

Era un día soleado cuando los huéspedes que se alojaban en las cabañas junto al lago, propiedad de la familia Werenka, llamaron al adolescente al agua, dijo su madre, Nancy Werenka, al periódico estadounidense The Washington Post.

Los visitantes habían estado explorando cerca del medio del lago cuando vieron un objeto brillante en el agua y quisieron que Max viniera a echar un vistazo, dijo Werenka.

Una vez que Max y el grupo determinaron que habían encontrado el automóvil hundido, regresaron a las cabañas y comenzaron a buscar información en Internet, dijo la madre del joven. La búsqueda reveló que cuatro personas fueron rescatadas en 2009 después de que su vehículo entró en el lago, que limita con una parte de la carretera que atraviesa las montañas del sureste de Columbia Británica.

"En ese momento, supusimos que este auto había quedado del rescate de 2009, Realmente no pensamos mucho en eso”, dijo la mujer. 

Sin embargo, esa teoría cambió cuando un oficial de la Royal Canadian Mounted Police (RCMP) de la ciudad cercana de Revelstoke, fue al lago para hacer un picnic con sus familiares.

"Acabábamos de mencionarle a ese oficial que había un vehículo en el lago y no podíamos creer que no fuera recuperado del rescate original", dijo Werenka.

"Nos dijo: 'Bueno, en realidad no, estoy bastante seguro de que el vehículo fue recuperado del lago, por lo que debemos investigar esto más a fondo'".

Poco después, un par de policías fueron enviados a la propiedad y Max los llevó a un lugar a unos 10 pies de distancia de la parte de la costa occidental del lago que abraza la carretera. Sin embargo, debido a las condiciones del agua, era difícil ver el auto desde la superficie, por lo que Max tomó su GoPro, y pudo obtener una foto del vehículo volcado.

"El niño pudo saltar al agua, bajar y tomar una foto, y luego presentar la foto a los miembros", dijo Thomas Blakney a CTV News.

Después de eso, la Policía envió a una grúa y un equipo de buceo, según un comunicado de prensa, y sacó un Honda Accord negro de 1986 del agua.

"Fue muy impactante", dijo Max, señalando que había sentido curiosidad por lo que le sucedió al conductor cuando vio que el auto salía del agua con todas sus ventanas y puertas cerradas. "Estábamos sorprendidos. No esperábamos algo así", reveló a The Washington Post.

El vehículo no fue abandonado. Más bien, pertenecía a Janet Farris, una mujer de Mill Bay de 69 años que desapareció en 1992, confirmó el Distrito de la Isla RCMP.

Su familia notificó a la Policía, y a lo largo de los años, se llegó a creer que había estado en un accidente automovilístico fatal, pero nunca se encontró ningún rastro de ella, ni de su automóvil.

Dicho descubrimiento finalmente dio respuestas a la familia de Farris. "Creo que lo peor fue no saber", dijo su hijo, George Farris, de 62 años.

"Asumimos que tal vez ella se había salido del camino o se había quedado dormida, o había tratado de evitar un accidente o un animal en el camino", comentó George, de acuerdo a CBC News.

La Policía cree que Farris probablemente se desvió para evitar un animal o perdió el control de su vehículo por alguna otra razón y rodó hacia el lago. No hubo daños visibles en la parte delantera del Honda, por lo que no creen que se haya golpeado.

Finalmente, Werenka dijo que encontrar a Farris fue el resultado de "toda una serie de coincidencias". "Es una historia realmente muy triste", agregó.

Pero Farris-Hartley dijo que los esfuerzos de Max le han dado a su familia "mucha paz". "Mi papá, mi tío y toda nuestra familia están muy agradecidos con él", dijo a Global News.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x