niño

Wang se mantiene con “la cabeza fría” y sigue trabajando duro, manteniéndose como uno de los cinco alumnos más destacados. / yn.people.cn

¿Qué pasó con el pequeño conocido como “copo de nieve?

Wang Fuman se hizo famoso a los 8 años tras difundirse sus fotos llegando a la escuela con el rostro congelado

17 de enero de 2019 06:16 pm

Por: El Universal / GDA

Wang Fuman, el pequeño que a los 8 años se hizo famoso al difundirse sus fotos llegando a la escuela con el rostro congelado, ahora vive en una casa “inteligente”, cercana al centro escolar, y su vida ha mejorado gracias a donaciones recibidas, reveló el South China Morning Post, diario de Hong Kong.

En enero de 2018 se hicieron virales las fotos de Wang con el cabello y las cejas congeladas tras haber caminado 2.7 millas desde su casa hasta la escuela a una temperatura de 15°F. La historia de Wang, apodado “Copo de Nieve”, puso de relieve la pobreza que existe en algunas regiones rurales de China y las donaciones de dinero, calentadores y ropa, entre otros artículos, no se hicieron esperar.

Aquellas fotos, que publicó el maestro de Wang, muestran al niño con hielo en la cabeza por haber caminado entre la nieve por más de una hora, y con las manos quemadas por el frío. El niño vivía con su abuela y su hermana mayor en una casa hecha de barro, ubicada en zona más pobre del suroeste de Yunan, una de las provincias menos favorecidas económicamente en China.

La madre de Wang se había marchado y su padre estaba en la cárcel. En la escuela quemaban leña para calentarse porque tampoco había calefacción. “Es frío ir a la escuela, pero no es difícil”, declaró Wang en entrevistas concedidas el año pasado.

Las paredes y el techo de la casa de Wang se habían agrietado, por las fisuras de las paredes entraba el viento frío y por el techo se colaba el agua casi congelada. No había agua en su casa, y los miembros de la familia tenían que caminar 10 minutos al baño más cercano.

De acuerdo con el diario británico Daily Mail, tras difundirse la foto de Wang comenzaron las donaciones y se recabaron más de $70,000.

La familia del pequeño sólo recibió $12,000, debido a que la organización benéfica gubernamental que se encargó de la recaudación decidió repartir el dinero entre los niños más pobres de la escuela, cada uno de los cuales recibió $80.

Según el South China, Fuman y su familia ahora viven en una casa de dos pisos en Zhuanshanbao, al lado de una vía pavimentada, por la que Wang camina solamente 10 minutos para llegar a la escuela.

Al padre de Wang le ofrecieron un trabajo en una construcción de Kunming, la capital de Yunnan, y gana aproximadamente $29, un salario alto para el área. “La vida es mucho mejor ahora”, afirmó el padre de Fuman, Wang Gangkui. La familia incluso compró un cerdo para la cena del Año Nuevo Lunar, que tendrá lugar el próximo mes.

A pesar de las donaciones y la atención mediática, el director de la primaria de Zhuanshanbao, Fu Heng, aseguró, citado por el South China, que Wang se mantiene con “la cabeza fría” y que sigue trabajando duro, como uno de los cinco alumnos más destacados. El niño todavía sueña con ser policía para “atrapar a los malos”, reveló el rotativo de Hong Kong.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x