perro

Griffin, un perro de servicio de raza golden retriever, recibe su diploma honorario durante una ceremonia de la Universidad de Clarkson en Potsdam, Nueva York. / AP

Un perro de servicio recibe diploma de maestría en Nueva York

Griffin hace una amplia variedad de tareas físicas para Brittany Hawley, como abrirle las puertas y encender las luces

18 de diciembre de 2018 02:32 pm

Por: The Associated Press

Siempre que Brittany Hawley iba a clase, su leal perro de servicio Griffin estaba ahí. Si necesitaba su teléfono, Griffin se lo llevaba. Incluso cuando atendía a pacientes como parte de un internado, Griffin también estaba ahí ayudando.

Por lo tanto, era apropiado que cuando Hawley recibiera su título de maestría en terapia ocupacional de la Universidad de Clarkson, Griffin estuviera nuevamente a su lado con un diploma honorario para él.

No te pierdas: Una mujer sobrevive al ataque de un oso con la ayuda de su pequeño perro.

“Presioné para que él también se graduara desde el primer día”, comentó Hawley. “Hizo todo lo que yo hice”.

La junta directiva de la institución en Potsdam, Nueva York, honró al perro de raza golden retriever de 4 años el fin de semana, y señaló que demostró un “esfuerzo extraordinario, un compromiso constante y una dedicación diligente al bienestar y éxito estudiantil” de Hawley.

Hawley, de 25 años, usa una silla de ruedas y tiene dolor crónico. Dijo que Griffin hace una amplia variedad de tareas físicas para ella, como abrirle las puertas, encender las luces y llevarle objetos que ella le indica con un apuntador láser.

Pero quizás lo más importante es la tranquilidad que el perro le brinda en medio de su incesante y severo dolor que le causa ansiedad y depresión.

Mira también: Roko, el perro que estuvo detenido durante un mes por la policía de Uruguay.

Hawley recibió a Griffin a través de “paws4prisions”, un programa que enseña a los reos de las prisiones de Virginia Occidental a entrenar y colocar perros de asistencia de alto nivel.

“Los reos permiten que muchos perros se te acerquen y dejan que ellos te elijan”, dijo Hawley. “Algunos perros tenían miedo de la silla de ruedas. Griffin saltó a mi regazo y me lamió la cara”.

Hawley y Griffin trabajaron en la base militar de Fort Bragg en Carolina del Norte durante un internado, ayudando a soldados con problemas de movilidad y trastornos psicosociales.

Cepillar a un perro puede ayudar a que el paciente mejore su capacidad de movimiento y acariciarlo le ayuda a calmar su ansiedad, señaló Hawley.

“Mis pacientes dirán: ‘Mis terapeutas son Brittany y Griffin’”, comentó, y agregó que cuando solicite empleo, ella y Griffin vendrán en paquete.

“No podría participar en algo sin él”, dijo. “Estoy muy acostumbrada a que esté ahí”.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x