Figuras de madera

Las figuras datan de los siglos XV y XVI. / EFE

Una mujer "restauró" esculturas de los siglos XV y XVI y estallaron las críticas

A la "restauradora" le pareció que a las piezas talladas en madera les faltaba color y se lo puso, pero el resultado fue polémico

10 de septiembre de 2018 07:20 pm

Por:

Tres esculturas talladas en madera de los siglos XV y XVI de la localidad de Rañadoiro, al norte de España, se han convertido en el nuevo caso de una restauración "a lo Ecce Homo", a manos de una restauradora no profesional que las ha teñido de llamativos colores muy alejados de cómo sería el original.

El consejero de Educación del gobierno regional de Asturias, Genaro Alonso, expresó su "preocupación clara" por esta "venganza más que restauración" y dio órdenes para que abra dos expedientes -uno informativo y, si procede, otro sancionador.

Las tres esculturas fueron “restauradas” por una mujer identificada como María Luisa Menéndez, una vecina de la localidad de Rañadoiro, en Asturias.

Las figuras afectadas representan a la Virgen con el Niño y Santa Ana; a San Pedro, y a la Virgen con el Niño Jesús, que tras ser “restauradas” por Menéndez han quedado pintadas de vivos colores, desde el "verde lechuga" al fucsia o el azul añil.

Alonso advirtió que hay que verificar a profunidad cómo se produjeron los hechos y las posibles responsabilidades.

Mientras, los 16 habitantes del pueblo amanecieron "sorprendidos" por la repercusión de la restauración de las figuras  medievales que llevan ya casi un año con su nueva apariencia.

Las imágenes pintadas permanecieron en el "anonimato" durante meses hasta que alguien dio la voz de alarma cuando fueron sacadas en procesión la pasada semana.

La autora de la intervención había declarado que esta estaba autorizada por el párroco, pero hoy mismo el encargado de la custodia del templo, Fabián Fernández, insistió en que "el cura no tiene nada que ver".

Visiblemente enfadado por las críticas, defendió el esfuerzo de la mujer por "dignificar" unas imágenes que, en su opinión, necesitaban recuperar el brillo que perdieron por el paso del tiempo.

"Estas esculturas  eran un caborno (castaño viejo a punto de morir); esta mujer con buena voluntad hizo lo que pudo y no se puede comparar con el eccehomo", dijo en referencia a la "restauración" que en 2012 realizó una octogenaria llamada Celia Giménez a un fresco en Borja, al noreste de España.

La restauración fallida del Ecce Homo de Borja fue la primera y más famosa en salir a luz, pero también el pasado junio se supo de un caso similar ocurrido en Pamplona, al norte de España, donde una mujer protagonizó un caso similar con una talla del siglo XVI que representa a San Jorge.  

Con información de EFE

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x