gatos

Defensores de la medida aseguran haber visto a gatos, "despedazando" aves nativas. / EFE

Un pueblo de Nueva Zelanda quiere prohibir los gatos para proteger la fauna silvestre

La iniciativa es parte de un plan de manejo de plagas para favorecer a las especies nativas

04 de septiembre de 2018 06:05 pm

Por: Emol / GDA

"Es como un estado policial", alega Nico Jarvis, dueña de tres gatos en Omaui, una aldea costera al sur de Nueva Zelanda donde los felinos domésticos parecen tener las horas contadas.

El nuevo plan regional de manejo de plagas contempla que esta localidad sea libre de gatos, para contrarrestar el daño que los felinos harían a los animales nativos de la zona.

Un ambientalista ya dijo estar a favor de la medida. "No odiamos a los gatos, pero queremos que nuestro entorno sea rico en fauna silvestre", dijo John Collins, presidente de la organización Omaui Landcare Charitable Trust.

Collins asegura haber visto, en el propio jardín de su casa, a gatos "despedazando" aves nativas. Para él, Omaui era un "área de conservación de alto valor", y eliminar a los felinos del lugar permitirá que aumente el número de animales nativos.

Posted by Omaui Landcare Charitable Trust on Sunday, November 16, 2014

La propuesta estará en discusión hasta el próximo 23 de octubre, e indica que los dueños de mascotas felinas deben registrarlas, ponerles microchip y castrarlas. En caso de que estas fallezcan, queda prohibido tener una nueva.

Quienes no cumplan con los requisitos recibirán un aviso y hasta una sanción. Y como "último recurso absoluto", las autoridades decidirán dónde trasladan al animal, a costo del propietario.

Varios residentes han dicho que presentarán una "petición activa" contra cualquier medida que apunte prohibir la entrada de gatos domésticos a la zona.

Nico Jarvis defiende la permanencia de los felinos en los hogares de ella y de sus vecinos, y alega que la propuesta ni siquiera regula la capacidad de la gente de cuidar una de estas mascotas, y que simplemente prohíbe su tenencia.

Para esta activista, sus tres gatos son la única forma de mantener a raya el “intenso” problema de los roedores donde vive. "Si no puedo tener un gato, para mí, vivir en mi casa es casi insalubre", dijo a The New Zealand Herald.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x