ciclista

Messier utiliza la meditación para no flaquear en los largos trayectos. / Instagram/@ kyle_mess

Recorrió 400 millas en bicicleta para llegar a una carrera, la ganó y se regresó pedaleando

Kyle Messier tardó tres días y medio en llegar a su destino, y dice que se concentra en cosas que le gustan para no flaquear en las competencias

31 de agosto de 2018 10:43 am

Por: Emol / GDA

El fuerte dolor de un absceso dental no impidió que Kyle Messier pedaleara por tres días y medio 400 millas, ganara una carrera de 62 millas y regresara a su casa recorriendo la misma distancia inicial arriba de su bicicleta.

Este canadiense de 31 años, que vive en Waterloo, Ontario, ganó el pasado 4 de agosto el "Big Red Gravel Run", una carrera que se realiza en las afueras de Harrington, Quebec.

Y tras conocer la travesía que hizo para llegar y devolverse de ahí, la prensa local quiso saber más de este mecánico de bicicletas. "(Pedalear) me hace feliz", aseguró el hombre a The Record, medio de Waterloo. "Estoy en paz cuando estoy en la bicicleta, me siento como en casa".

A post shared by Kyle Messier (@kyle_mess) on

Messier, quien viajó a Sudamérica a entrenar su resistencia en las montañas de Perú y Ecuador, comentó que utiliza la meditación para no flaquear en los largos trayectos.

Además, se focaliza en cosas que le gustan, como la pizza. "(En la carrera) estaba pensando en comerme otra pizza. Se convierte en una cuestión de mente sobre la materia, versus solo estar pedaleando", explicó.

"De otra forma, si estás pensando 'me faltan 62 millas por recorrer', se te hacen las cosas más difíciles en tu cabeza. Te comerá el alma", agregó.

El canadiense aseguró que nunca se preocupó del tiempo que llevaba mientras participaba en el evento deportivo, y que una vez ganada la carrera, se quedó cerca de la meta para alentar a los otros participantes.

A post shared by Kyle Messier (@kyle_mess) on

Después de recibir su trofeo, Messier celebró el triunfo con una pizza y se fue a su carpa a dormir una siesta para reponer fuerzas. Luego, se subió a su bicicleta y se fue a su casa.

Al llegar a su hogar, el ciclista estaba cansado, "pero solo un poco", destacan en el medio canadiense. Guardó su bicicleta, desempacó sus cosas y durmió otra vez.

"Soy el tipo de persona que le da las gracias al universo. Yo estaba como, 'que rico, mi cama me está esperando'", concluyó.

Ante una de las tantas felicitaciones que Messier ha recibido en redes sociales por esta aventura, el canadiense agradeció las palabras y señaló: "Siempre recuerda que puedes hacer más de lo que crees".

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x