James Harrison

James Harrison llegó a la edad límite para donar sangre. / Twitter

Un australiano salvó a más de 2.4 millones de bebés al donar sangre

Es conocido como el hombre del “brazo de oro”, su plasma tiene un potente componente para crear un tratamiento que evita la muerte de los menores

15 de mayo de 2018 06:04 pm

James Harrison es un australiano de 81 años conocido como “el hombre del brazo de oro”, y eso se lo ha ganado a pulso, ya que durante más de 60 décadas donó su sangre para ayudar a salvar a 2.4 millones de bebés. 

Pero ya se retira de su noble labor, y no es porque ya no quiera seguir salvando vidas, sino porque ha superado la edad límite para poder donar sangre.

Su sangre tiene un componente especial para crear inyecciones Anti-D, que han salvado a millones de bebés durante más de 60 años.

“El plasma de Harrison contiene un potente anticuerpo utilizado para crear un importante tratamiento conocido como Anti-D, que protege a los bebés de nacer con la enfermedad hemolítica Rhesus D (HDN, por sus siglas en inglés) que es potencialmente mortal”, destaca en su publicación el diario Sydney Morning Herald.

Ese padecimiento puede causar abortos involuntarios, daño cerebral o anemia mortal en recién nacidos.

La HDN se produce cuando la madre tiene el tipo de sangre Rh negativo y el feto Rh positivo lo que provoca que durante el embarazo la mujer produce anticuerpos que destruye los glóbulos rojos del bebé.

Para evitar eso, es necesario aplicar una dosis de Anti-D en los primeros meses del embarazo y otra después del parto.

Pero los médicos descubrieron en 1951, después de una operación, que la sangre de Harrison era “mágica” y que contenía una serie de anticuerpos que podrían salvar a los bebés, por lo que le propusieron ser un donador recurrente.

“Harrison produce naturalmente la rara combinación de sangre Rh-negativa y anticuerpos Rh +, lo que lo convirtió en el donador ideal”, destacó el diario.

El no dudó en aceptar y así es como “el hombre del brazo de oro” fue el salvador de millones de bebés.

Recientemente acudió a su última donación, para ser exactos a las 1,173 luego de más de seis décadas de ser un donador asiduo al banco de sangre de Australia.

"Es un día triste para mí. El final de una larga carrera ", comentó al diario australiano Harrison mientras le sacaban sangre.

"Continuaría si me dejaban", expresó conmovido el hombre.

"Cada ampolleta de Anti-D hecha en Australia tiene a James en ella", comentó Robyn Barlow, coordinador del programa de donación de sangre al que pertenecía Harrson.

"Es algo enorme ... Ha salvado a millones de bebés". Lloro solo de pensarlo ", expresó conmovido Barlow.

Jemma Falkenmire del Servicio de Donantes de Sangre de la Cruz Roja Australiana dijo que "muy pocas personas tienen estos anticuerpos en concentraciones tan fuertes. Su cuerpo produce muchos de ellos y cuando dona su organismo produce más".
 
Aproximadamente el 17 por ciento de las mujeres embarazadas reciben Anti-D.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x