semillas

El trabajo de las "bombas" complementa la reforestación natural realizada por pájaros y otras especies de la fauna y flora. / YouTube/Ixchel Aradia

En Brasil combaten la deforestación con bombas de semillas lanzadas desde el aire

Se trata de un método japonés donde utilizan parapentes para lanzarlas

12 de marzo de 2018 06:45 pm

EFE

Las "bombas de semillas", un novedoso método de reforestación japonés utilizado para las áreas de difícil acceso y ahora combinado con el turismo de aventura, comienzan a revitalizar la "Chapada da Ibiapaba", un ecosistema en la región montañosa del estado brasileño de Ceará (noreste).

El método se originó en Japón en los años setenta para la reforestación de sus bosques con "bombas" lanzadas desde helicópteros, un vehículo que en Brasil fue sustituido por los parapentes del turismo de aventura.

En Ceará, la idea surgió cuando hace más de dos años hubo un incendio en la Mata Atlántica, como se llama la gigantesca reserva de bosques tropicales del país, que destruyó una importante área, cerca de la frontera con el estado de Piauí y a unas 186 millas de Fortaleza, la capital regional.

"Es por eso que hacemos este trabajo de recuperación de la Mata Atlántica con estas 'bombas de semillas'", de las cuales un 10% puede tornarse en nuevos árboles, señaló a Efe João Bosco, director del proyecto y propietario del parque 'Sitio do Bosco'.

Las "bombas del bien", como son llamadas por Bosco, son bolitas de unos cinco centímetros de diámetro fabricadas con barro mezclado con estiércol y agua, las cuales son rellenadas de semillas y luego puestas a secar bajo el sol durante dos o tres días para ser lanzadas desde el aire en zonas difíciles para la reforestación.

"Usamos semillas de árboles nativos, como semillas de maíz o fríjol que sirven para dar protección, porque son plantas primarias y son las primeras que nacen", explicó el gestor ambiental Paulo Sergio, administrador de empresas y estudiante de ingeniería ambiental.

Paulo Sergio está al frente de un grupo de quince adolescentes que trabajan en el programa de reforestación en la "Chapada da Ibiapaba" asociado a la práctica del parapente.

En el último carnaval, aprovechando el flujo de turistas, el "Sitio do Bosco" lanzó 2,000 "bombas" sobre el área de preservación ambiental de Ibiapaba y en las zonas dedicadas a la agricultura familiar que perdieron sus cultivos de frutas y hortalizas.

Muchos de los pequeños agricultores comienzan a sustituir su producción por proyectos de turismo de aventura con los que Ceará busca consolidar la "Ruta de la Sierra" para atraer más visitantes nacionales y extranjeros.

"El trabajo del turismo de aventura no contribuye para la deforestación como si ocurre con una parte de la producción agrícola aquí en la sierra", manifestó Bosco.

El municipio de Tianguá, de 60,000 habitantes, es pionero con el proyecto vinculado al turismo de aventura, pues en la "Chapada do Araripe", otro ecosistema vecino afectado por el mismo incendio en Ceará, fueron lanzadas desde un helicóptero 10,000 "bombas de semillas" durante la conmemoración del Día Mundial del Agua en 2017.

Esas 10,000 "bombas" fueron fabricadas por alumnos de escuelas públicas capacitados a través de un programa de la Sociedad Anónima de Agua y Alcantarillado del municipio de Crato, que espera en su primer año de la iniciativa alcanzar el lanzamiento de un millón de ellas.

El trabajo de las "bombas", comentó Bosco, complementa la reforestación natural realizada por pájaros y otras especies de la fauna y flora y por eso esta técnica vuelve más rápida la revitalización de los bosques.

Además de las "bombas de semillas", las comunidades de la "Chapada da Ibiapaba", también conocida como 'Serra Grande', reutilizan el aceite de cocina ya usado para la fabricación de jabón destinado a familias de escasos recursos.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x