Instagram

El ritmo de vida de Lissette le ocasionó una gran deuda que la obligó a regresar a casa de sus padres. / Instagram/@ lissettecalv

Querer ser popular en Instagram llevó a esta joven a una deuda de $10,000

Para aumentar el número de seguidores en Instagram gastaba en viajes, cenas lujosas y ropa de marca

06 de marzo de 2018 11:43 am

Lissette Calveiro es una joven de 26 años que cuenta con más de 19,000 seguidores en Instagram, una cifra que no cualquiera puede presumir. Sin embargo, parece que para ella era insuficiente.

De profesión publicista -según revela en sus redes- Lissette se mudó en 2013 de Miami a Nueva York para realizar unas prácticas, y ahí comenzó todo.

En entrevista para New York Post, Calveiro, cuya nacionalidad se desconoce- indicó que cuando llegó “a la Gran Manzana” se sintió “presionada para mantener una presencia glamurosa” en sus redes sociales.

En ese entonces contaba con alrededor de 10,000 seguidores, por lo que se dio cuenta de que tendría que hacer algo para mantenerlos y no perder ese flujo de usuarios.

Fue así como comenzó a gastar mucho dinero en ropa de marca, cenas lujosas y viajes que le permitieran mantener su popularidad en Instagram.

Por ejemplo, la joven visito Marruecos, México y el Caribe para presumir un estilo de vida “envidiable”, mientras sus tarjetas de crédito se iban saturando.

“Una vez gasté $700 en un viaje de ida y vuelta a Texas para asistir a un concierto de Sia”, contó Calveiro.

Además, nunca podía repetir una prenda de ropa. “Estaba viviendo una mentira”, señaló. “La deuda estaba pendiendo sobre mi cabeza”.

El ritmo de vida de Lissette le ocasionó una deuda de $10,000, por lo que se vio obligada a regresar a casa de sus padres en Miami, donde tuvo que trabajar a tiempo completo para poder mantener su perfil al nivel en el que estaba.

En el año 2016 la joven regresó a Nueva York después de conseguir un trabajo en relaciones públicas. Para poder sobrevivir en esta ciudad y seguir siendo famosa en Instagram, la joven se planteó reducir sus gastos.

Empezó a publicar fotos antiguas en Instagram en lugar de crear nuevas, alquiló ropa cara en lugar de comprarla, se mudó a un piso compartido para reducir el alquiler y comenzó a cocinar desde casa más a menudo.

Finalmente ha podido pagar su deuda y su objetivo, al contar su historia, es que los jóvenes desarrollen una consciencia mayor en el ámbito de las redes sociales.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x