Abuelo

Portando unos binoculares y un sombrero de pescador, Yukio tiene un solo objetivo, buscar a personas que intentan saltar al océano. / YouTube/IDFA

Yukio Shige, el abuelo japonés que ha evitado más de 600 suicidios

Desde hace 15 años se dedica a prevenir que las personas se quiten la vida saltando desde lo alto de un acantilado

05 de marzo de 2018 11:47 am

Las columnas de basalto de Tojinbo, un acantilado que está sobre el mar de Japón, a unas 310 millas de Tokio, brindan una vista espectacular como muy pocas.

Pero también es una zona que representa la muerte, pues a ese lugar acuden cientos de personas cada año para lanzarse al vacío y acabar con su vida.

Sin embargo, hay un héroe que ha logrado salvar muchas de esas vidas desde hace 15 años, y se trata de Yukio Shige, un expolicía japonés de 73 años que desde 2003 acostumbra subir a diario a las columnas.

Portando unos binoculares y un sombrero de pescador, Yukio tiene un solo objetivo, buscar a personas que intentan saltar al océano.

La historia de Shige se narra en el documental “Gatekeeper”, que describe la labor que hace para prevenir que cada día muchos japoneses se quiten la vida saltando desde lo alto del acantilado.

Todo comenzó cuando se encontró a una pareja sentada en una banca frente al mar. Presintiendo algo malo se les acercó para saber qué pretendían.

Fue entonces cuando le dijeron que tenían muchas deudas y pensaban lanzarse juntos al vacío. Ante esta respuesta, Yukio llamó a unos compañeros policías y pudo llevarlos al servicio de asistencia social local. Sin embargo, cinco días después, la pareja se quitó la vida.

A partir de ese momento, el expolicía decidió formar un grupo que se dedicara a monitorear el acantilado para evitar más suicidios en ese lugar.

Y parece que esa idea resultó todo un éxito, pues a la fecha ha logrado salvar más de 600 vidas.

De acuerdo con medios locales, este héroe japonés solo les pregunta y escucha sus problemas. Si están sin trabajo les acompaña a la oficina de desempleo, si están en bancarrota baja con ellos hasta la oficina de asistencia, legal y si no tienen dónde ir les acoge en su casa.

Según explica él mismo, en la mayoría de los casos solo quieren que alguien les escuche, poder hablar con alguien que les apoye y no les juzgue. Poder desahogarse hablando con alguien de sus problemas.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x