Elefanta trompita

La festejada degustó de un gran banquete. / EFE

Una elefanta celebra su cumpleaños 57 con un delicioso bizcocho

Trompita apagó sus velitas y comió un gran bizcocho de 220 libras

19 de febrero de 2018 04:12 pm

“Trompita” es una elefanta que goza de gran cariño y popularidad entre la población, que se dio cita en el zoológico de La Aurora, en Guatemala para festejarle un aniversario más.

Apacible y con una gran sonrisa de oreja a oreja que irradiaba alegría, "Trompita" que se ha convertido en un icono de Guatemala, apagó las 57 velas de su bizcocho de cumpleaños con un gemido, propio de su especie, que denotó gozo y emoción.

La festejada salió de su dormitorio, ajena a la expectación mediática generada en el zoológico de La Aurora, donde centenares de personas observaban cómo con su trompa comía el gran bizcocho de más de 220 libras, que incluía maíz, zanahorias, sandías, plátanos, manzanas, camote y maní.

Su nombre original es “Bombi”, es una elefanta asiática ("Elephas Maximus") que fue rescatada de un circo en el año 2008. En el zoológico fue adoptada como un miembro especial de la familia.

Su cuidador y "amigo de toda la vida", Romeo López -más conocido en el mundo circense como "Tarzán López"- lleva con Trompita desde que ambos tenían 7 años, por lo que tienen una conexión especial. Tanto que puede parecer una locura, pero que nada más con verse, como hoy, les lleva a fundirse en un sincero y gran abrazo.

Así que desde entonces han crecido, han llorado y han reído. Se han hecho adultos y entre ellos hay un vínculo inaudito. Cuando se vio obligado a cerrar el circo en el que ellos convivían, a Tarzán le ofrecieron $300,000 por su compañera del alma, pero se sintió un Judas nada más pensarlo: "No pude venderla", dijo.

Pero ahora Trompita es una elefanta muy dulce y muy tranquila, como cuentan sus cuidadores, aunque también tiene un carácter "muy especial", tanto que se enfada cuando los pavos reales vuelan hasta su recinto y empieza a barritar para que se vayan o se los quiten.

Ajena al interés que despierta, la elefanta sigue comiendo con avidez su pastel, deshaciendo con fuerza las cajas de cartón que le recuerdan su cumpleaños para buscar los frutos secos, mientras los asistentes le cantan canciones.

La paquidermo come una media de 400 libras diarias de frutas y verduras  y aunque no se sabe cuánto tiempo va a permanecer entre los guatemaltecos, se estima que en este hábitat pueda llegar hasta los 70 años, cuando en su entorno natural a su especie se le dificulta llegar a los 60.

Donde ahora reside esta elefanta vivió hace 9 años otra, se llamaba "Mocosita" y también era la atracción más grande del zoológico. En su honor, una placa recuerda al que fue, algún día, el animal más famoso del país.

"De un país lejano nos vinieron a regalar una linda elefantita que viajó por tierra y por mar... En el parque La Aurora le hicieron su casita y por nombre le pusieron 'Mocosita'", reza la insignia.

Llegó un 1 de enero de 1952 y partió el 19 de julio de 2008, tras compartir unos meses con Trompita antes de fallecer de un infarto, pero el actual icono guatemalteco está muy bien de salud, tanto que ni una gripe ha sufrido en los últimos años. Todos cruzan los dedos para que continúe así por mucho tiempo.

Con información de EFE

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x