elefante

La elefanta Pelusa lucha por su vida en el zoo de La Plata. / GDA / La Nación

Pelusa, la elefanta que sueña con viajar a Brasil

Lleva medio siglo en cautiverio y si logra recuperar su salud podrá viajar a un santuario

14 de febrero de 2018 04:34 pm

GDA / La Nación

Lleva medio siglo en cautiverio y si logra recuperar su salud podrá viajar a un santuario en Brasil para pasar sus últimos años de vida en libertad.

Hace un tiempo enfermó. Una infección en sus patas le impedía caminar, su estado de ánimo se fue a pique y entró en una depresión muy profunda. Estuvo al borde de la muerte.

Después de los cuidados intensivos a cargo de un equipo de especialistas designado por el gobierno municipal de la ciudad de La Plata, Argentina, su salud está mejorando, aun cuando nadie se anima a afirmar que está totalmente recuperada.

No hay ciudadano de La Plata que no sepa quién es ella. La conocen desde que tienen memoria. Se llama Pelusa y es la elefanta más querida y famosa de la capital bonaerense.

Una elefantita solitaria

Pelusa nació en 1966, vino al país proveniente de Hamburgo, Alemania, con solo dos años de edad, en el marco de un plan de intercambio de animales que encaró el entonces director del Jardín Zoológico de La Plata, el médico veterinario Arturo Berthi.

Cuentan que estuvo algunos meses en compañía de otra elefanta llamada Kendy, pero al poco tiempo quedó en absoluta soledad, porque su anfitriona murió.

Desde su llegada fue la atracción principal del zoo. Varias generaciones de platenses la han conocido, incluso tienen fotos con ella y guardan alguna anécdota de cuando le tiraron una fruta para comer.

Pelusa siempre se mostró amable con los visitantes, una característica del elefante asiático, más dócil que su par africano, y por lo tanto un animal que suele ser capturado y amansado con mayor facilidad.

Esta es solo una de las razones por las que se encuentra en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) como especie "amenazada".

Los elefantes son animales sociales, suelen andar en manada y el cautiverio les hace mucho daño, todavía más si es en soledad.

Pelusa no solo nunca tuvo novio, tampoco estuvo acompañada de los de su misma especie. Por más que los seres humanos la cuiden todo el tiempo, ella sigue estando sola.

Ampliar

GDA / La Nación

Estrella de cine nacional

Pelusa se hizo famosa en la pantalla grande cuando protagonizó la película Un elefante color ilusión junto al pequeño Pablo Codevilla y a las Trillizas de Oro, que por entonces eran niñas, cuenta Marcos Cercato en Zoociedad, el blog sobre curiosidades del Jardín Zoológico platense.

Ampliar

GDA / La Nación

Pelusa tenía entonces solo 4 años.

Dirigido por Derlis Beccaglia (único largometraje comercial de toda su carrera), se rodó en la selva chaqueña, fue estrenado en cines en 1970 y cuenta la historia de El Pecoso (Pablo Codevilla), un niño que rescata a un elefantito del circo (Pelusa) y lo lleva a Buenos Aires en una trama de aventura, con música de Palito Ortega. La película tiene un final feliz pero la realidad actual de Pelusa recién está ingresando en un desenlace todavía impredecible.

Cuidados intensivos

Como una actriz a la que ya nadie recuerda y cae en una profunda depresión, la enfermedad de Pelusa se agravó en 2014.

Le diagnosticaron "pododermatitis aguda", una infección en las patas que suele afectar a los elefantes en cautiverio y es una de las principales causas de muerte en ejemplares de su edad: Pelusa está por cumplir 52 años.

Esto le provoca mucho dolor y le reduce los movimientos al punto de generarle inconvenientes para caminar y mantenerse parada.

Ampliar

GDA / La Nación

A finales de 2015, cuando cambió la gestión municipal, su salud iba en picada.

"Pelusa había perdido movilidad, tenía miedo de caminar, lo que retrajo su fuerza muscular, generando un desánimo en el comportamiento que venimos revirtiendo estos dos últimos años", cuenta el biólogo Germán Larrán, subsecretario de gestión ambiental del municipio.

El Municipio dio intervención enseguida al Consejo de Bienestar Animal de la Facultad de Ciencias Veterinarias para que colabore y se expida sobre la salud de Pelusa.

También comenzaron a estudiar su entorno ambiental para determinar las causas de su enfermedad, más allá del cautiverio.

Detectaron que el suelo que pisaba Pelusa era de cascotes, un sustrato calcáreo que le "arruinó" las patas. Esto le provocó una artrosis y la posterior infección.

"Empezamos con un tratamiento veterinario que tuvo que ver con la curación de sus heridas, luego seguimos con el mejoramiento del recinto, lo ampliamos y le pusimos pisos de goma. Y ahora estamos con la estimulación psíquica y motivacional para que el animal empiece a fortalecer todos sus movimientos y por lo tanto su ánimo", cuenta Larrán.

Consultado por LA NACION, el intendente del Partido de la Plata dijo: "Los platenses queremos que Pelusa sea liberada y si Dios quiere vamos a poder llevarla al lugar que se merece. Una manada de elefantes la está esperando en Brasil."

Un santuario en el Mato Grosso

Si Pelusa se pone fuerte, podrá emprender el viaje por tierra hacia el Santuario de Elefantes de Chapada do Guimaraes, en el Mato Grosso brasileño, que lleva adelante la organización sin fines de lucro Elephant Voices para ayudar a transformar las vidas de los elefantes cautivos en América del Sur.

"Ambos países ya tienen iniciadas las autorizaciones sanitarias", dicen desde el Zoo platense. Para emprender el viaje hacia la libertad, no sólo tiene que estar resuelta la cuestión burocrática, Pelusa también tiene que estar en condiciones de soportar un trayecto de más de 1,200 millas de ruta.

El año pasado, la Facultad de Ciencias Veterinarias presentó un informe sobre el estado de salud de Pelusa donde describen la mejoría de su hábitat, los cuidados adecuados y los avances en su ánimo. Pero aclara: "Si bien la posibilidad del traslado de Pelusa a un santuario en Brasil sería el ideal para el bienestar del animal, esta posibilidad debería ser evaluada por los especialistas", ya que esa alta casa de estudios no cuenta con personal idóneo en paquidermos.

Para despejar todas las dudas, el Municipio armó una mesa de especialistas con profesionales de la argentina, Brasil y los Estados Unidos, quienes resolvieron convocar a la persona que más sabe sobre elefantes en todo el mundo.

Rinku Gohain, el señor de los elefantes

Rinku Gohain es director general y principal veterinario de la Fundación Airavat para la Conservación de la Vida Silvestre. Licenciado en Ciencias Veterinarias y doctor en Cirugía Veterinaria por la Universidad Agrícola de Assam de la India, es conocido en todo el mundo como "el señor de los elefantes".

Rinku siguió a la distancia la evolución de Pelusa durante toda la segunda mitad de 2017 y vino al país a fin de año para evaluarla de cerca. Después de unos días de interactuar con ella dijo: "Es una elefanta que tiene mucho interés en ponerse bien, eso es lo más importante. Vi signos que demuestran que está bien, ella está de buen ánimo, pero muchas veces no puede expresarlo debido a la condición en la que se encuentra".

Cuando le preguntaron si podría soportar el traslado al santuario dijo que "la transferencia de un elefante de un lugar a otro es un proceso muy largo. Como un niño cuando empieza un nuevo colegio, no lo mandamos de repente sin avisarle. Es una preparación que se le hace al animal y que va a tomar tiempo".

Luego de las recomendaciones brindadas por el especialista indio, se iniciaron las gestiones para introducir en el hábitat de Pelusa el box de traslado. "El traslado es un proceso que ella debe asimilar, por eso tiene que tener cerca el box con el cual viajará, debe conocerlo y serle familiar", agregó. "Pelusa necesita amigos y hoy está sola. Los elefantes necesitan caminar mucho", agregó. "El traslado le va a permitir ganar la confianza que perdió y que no ha tenido desde hace largo tiempo".

El final de esta historia en la que su protagonista lucha a diario para recuperar la salud y pasar sus últimos años de vida en libertad está por develarse. En el santuario la siguen esperando.

Presiona aquí para visitar nuestra portada.

Cargando...

Continuar

Publicidad

x